El magistrado José Luis Vargas Valdez, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), aseguró que ley en la materia es clara y explícita en el procedimiento de escrutinio y cómputo de votos.

Expuso que el escrutinio y cómputo de votos en las casillas está previsto en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, por lo que el procedimiento de abrir todas las urnas para sacar boletas, reacomodarlas y volver a meterlas es contrario a la ley.

En entrevista con Grupo Imagen, el magistrado de la Sala Superior dijo que “la facultad reglamentaria del Instituto Nacional Electoral (INE) es para cuestiones donde hay omisión o donde hay lagunas, no para contravenir lo que dice el legislador”.

Explicó que el Reglamento del INE establecía que una vez que se cierra la elección dentro de la casilla se realizaría un procedimiento inédito para sacar de las urnas los paquetes y acomodar aquellas boletas que estuvieran en lugar distinto al que le corresponden.

Posteriormente a ese reacomodo las boletas se volverían a introducir en las urnas y se comenzaría a contar elección por elección.

Vargas Valdez señaló que con ese paso adicional el INE pretendía tener el cien por ciento de los resultados de las elecciones a la Presidenta de la República.

Pero “qué sucede, cuál era la preocupación aquí. Primero la ley es explícita en cómo se tiene que hacer el procedimiento de escrutinio y cómputo de las boletas electorales”.

Ante ello el Reglamento de Elecciones contravenía el procedimiento que está en la ley para el escrutinio y cómputo de elecciones federales y locales, cuyos resultados son asentados en el acta de cada elección, la cual es firmada por los funcionarios de la casilla y representantes de partidos.

Estos datos se pegan en la puerta de cada casilla y es la fotografía para tener los resultados electorales preliminares. “Lo que proponía el INE era tener los resultados más rápido".

Sin embargo, el riesgo era que alguno de esos pasos no saliera bien, por no estar establecido en la ley, y se prestara a cualquier tipo de confusión, incluso que alguien de mala fe aprovechara ese momento de extracción no previsto para quitar o meter boletas.

Eso “nos podría haber metido en un verdadero problema de duda en torno a la certeza de los resultados de la elección y eso es lo que el Tribunal quiso tutelar y preservar”, por lo que revocó la porción normativa al respecto que contenía el Reglamento del INE.

Con ello el Tribunal decidió preservar y dar todo el cuidado a la etapa de resultados, “más allá de que haya resultados rápidos o no, la certeza es fundamental para la legitimidad y la legitimación de los próximos gobernantes".

Agregó que “si empezamos con dudas de que hay 100 mil votos que no se contaron, que quién sabe dónde están, eso generaría al país una grave crisis y eso es lo que este Tribunal no puede permitir”.

En la sesión pública del 14 de febrero el Tribunal Electoral revocó por mayoría los numerales cuatro, cinco, seis, siete y ocho del Artículo 246 del Reglamento de Elecciones y mandató a la autoridad administrativa electoral apegarse al procedimiento de escrutinio y cómputo previsto en la ley.