El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se pronunció por emprender una estrategia de fortalecimiento de todos los órganos de gobierno sindical para cumplir con su función y con responsabilidad en beneficio de sus agremiados.

El VII Congreso Nacional Extraordinario del SNTE, integrado por tres mil 734 delegados efectivos, la agrupación se pronunció porque la educación sea asumida como verdadera prioridad nacional y política de Estado, y se le asigne un presupuesto creciente y suficiente para atender las necesidades del sector.

En el encuentro, los delegados sindicales acordaron mantener la lucha por la plena vigencia del artículo 3 constitucional y garantizar la educación pública, laica, obligatoria, gratuita y de calidad, como derecho humano fundamental, un bien público y una responsabilidad del Estado.

Ratificaron la corresponsabilidad del SNTE y sus agremiados con el derecho de todos los mexicanos a una educación de calidad con equidad, con un verdadero sistema de desarrollo profesional docente que mejore los procesos mediante los cuales el profesorado aprende a enseñar, y que establezca además las trayectorias de desarrollo distinguiendo distintas etapas en la vida del docente.

Coincidieron en la necesidad del fortalecimiento de la escuela pública como institución social y patrimonio de la nación, como baluarte del progreso, el bienestar, la formación de ciudadanía, la convivencia armónica y la creación de oportunidades iguales para todos los mexicanos.

Para ello, apuntaron, se requiere una estrategia educativa, laboral, sindical, profesional y de seguridad social para los maestros, y fortalecer la colaboración y la solidaridad del sindicato magisterial.

Destacaron la importancia de acelerar la reparación y reconstrucción de las escuelas afectadas por las inundaciones y los sismos registrados en 2017, y garantizar que sean espacios humanos, saludables, dignos y seguros, propicios para el aprendizaje y la convivencia entre las comunidades educativas.

En el encuentro, los delegados del SNTE se pronunciaron por impulsar acciones dirigidas a mejorar la calidad, equidad e inclusión en las instituciones de educación superior mediante mayores presupuestos, con pleno respeto a su autonomía, libertad de cátedra, organización académica y forma de gobierno.