El Vaticano presentó hoy una ambiciosa estrategia digital que incluye grupos de Facebook en seis idiomas para involucrar a jóvenes del mundo en un debate sobre sus problemas, sus sueños, sus desafíos y sus inquietudes.

Esto como parte del plan de preparación de la próxima asamblea general del Sínodo de los Obispos, una cumbre planetaria de clérigos que el Papa quiso dedicar a la realidad de la juventud y que se realizará en el Vaticano en octubre próximo.

Además, el mismo Francisco presidirá la sesión inaugural de un “pre-Sínodo”, una reunión programada del 19 al 24 de marzo próximos en Roma y en la cual participarán más de 300 jóvenes físicamente, entre ellos algunos mexicanos.

Mientras los asistentes al encuentro discutan en el aula sobre temas como diversidad, futuro, interioridad, elección, llamada e Iglesia, en la red cualquier persona podrá sumarse a la discusión mediante las redes sociales.

Podrán hacerlo mediante los grupos de Facebook que se abrirán en diversos idiomas (inglés, español, italiano, francés, alemán). Estos estarán activos sólo en los días en que dure la reunión.

También se dará la posibilidad de expresarse vía Twitter e Instagram, donde se abrieron perfiles oficiales cuyas ligas se pueden encontrar en el sitio web www.synod2018.

Para guiar el debate se crearon ya unas 15 etiquetas (hashtags): #QuienSoyYo, #Diversidades, #Futuro, #VidaDigital, #Interioridad, #Jesus, #Creo, #Llamado, #Opciones, #Guía, #Iglesia, #Protagonista, #Plaza, #Propuestas y #Lenguajes.

“Dentro de estos grupos los miembros tendrán la oportunidad de dar la propia contribución sobre los temas propuestos por las preguntas que se lanzarán desde Roma, cada una relacionada con una etiqueta (hashtag)”, explicó Fabio Fabene, subsecretario del Sínodo de los Obispos, durante una presentación en la Sala de Prensa de la Santa Sede.

La consulta vaticana a los jóvenes del mundo no comenzará en marzo próximo, porque durante buena parte de 2017 se mantuvo activo un primer cuestionario libre en la mencionada página de internet. Ahí, cualquier persona podría responder las preguntas.

Según reveló el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, unas 221 mil personas se involucraron en el cuestionario aunque poco menos de la mitad, unas 100 mil 500 respondieron a todas las preguntas: 58 mil muchachas y 42 mil 500 muchachos.

De estos, casi 51 mil participantes, que corresponden al 50.6 por ciento de los cuestionarios completados, son jóvenes de entre 16 y 19 años, estableció.

Reseñó que los continentes con mayor número de respuestas están encabezados por Europa con 56.4 por ciento, América Latina con 19.8 por ciento y África con 18.1 por ciento.

Entre los participantes que completaron el cuestionario, 73.9 por ciento se declara católico que considera importante la religión, mientras los no católicos el 17.2 por ciento, apuntó.

Durante el “pre Sínodo” de marzo, los jóvenes presentes en Roma discutirán sus aportaciones en pequeños grupos (círculos menores) y, al final, aprobarán un documento final que servirá para guiar las discusiones de los obispos en octubre.

Como en cada asamblea, al final del Sínodo los clérigos participantes aprobarán un texto con propuestas que será turnado al Papa para que redacte un documento (exhortación apostólica) con recomendaciones concretas sobre el respectivo tema, en este caso los jóvenes.

“Muchos jóvenes estamos convencidos que podemos contribuir con nuestro empeño y nuestra competencia a plantar semillas de esperanza en el mundo de hoy. El sínodo puede ser una ocasión preciosa para invitar a quienes tienen responsabilidades de cualquier tipo a no cerrar a nosotros los jóvenes ninguna puerta”, dijo Filipo Passantino, joven italiano participante en la presentación.