El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, pidió hoy la movilización del Estado en pleno y la sociedad “para prevenir ataques a líderes sociales y defensores de derechos humanos”, y llamó a poner fin a los ataques contra candidatos, sin importar el sector político.

“Nos preocupan y nos duelen los asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos”, expresó el mandatario en la población de Mercaderes, en el suroccidental departamento del Cauca, una de las regiones más afectadas con los ataques a los líderes sociales.

El jefe de Estado sostuvo que “hay que rechazar y condenar también las agresiones contra candidatos al Congreso o a la Presidencia, cualquier fuerza política que sean–, y los saboteos que les impiden exponer sus ideas y programas”.

Manifestó que “si queremos la paz – la paz verdadera – tenemos que acostumbrarnos, como colombianos, como hijos de una misma nación, a respetarnos las diferencias y a debatir sin violencia (…)”.

“En estas semanas previas a dos elecciones cruciales, quiero convocar a la moderación, a la prudencia, a la convivencia, para que nuestra democracia salga más fortalecida que nunca”, agregó.

El mandatario afirmó que “a quienes ataquen a los colombianos, a quienes practiquen el terrorismo, hay que enfrentarlos con la acción contundente de nuestra fuerza pública”.

“Pero a quienes renuncian a las armas, a quienes debaten y protestan por medios pacíficos, a quienes obran dentro de la democracia, a quienes trabajan por los derechos de las víctimas, debemos protegerlos, como protegemos a todos los colombianos”, subrayó.

El presidente Santos señaló que “el Estado en pleno – al igual que la sociedad – debe movilizarse, y lo está haciendo, para prevenir estos ataques. También para identificar a los responsables y llevarlos a la justicia”.

“No vamos a claudicar en la misión de proteger a quienes trabajan en la construcción de la paz en todo el territorio nacional”, advirtió Santos en referencia a la ola de ataques contra los líderes sociales y defensores de los derechos humanos.

Explicó que se avanza en ese propósito y citó las acciones adoptadas, como la creación de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, presidida por él mismo, para diseñar y poner en marcha estrategias que impacten a las organizaciones criminales causantes de estos ataques.

Además se expidió un decreto que fortalece el sistema de alertas tempranas para la reacción rápida, y otro que establece la obligación de gobernadores y alcaldes de priorizar la protección de líderes sociales en sus territorios.

“Es un trabajo arduo y constante, pero quiero asegurarles a los colombianos que nos tomamos muy en serio la protección de quienes trabajan por sus comunidades, por las víctimas, por los derechos de los más vulnerables”, puntualizó.

Sin embargo, admitió que pese a los esfuerzos desplegados en algunos departamentos siguen asesinando a líderes sociales y agregó: “Por eso, hoy hago un llamado vehemente a todas las fuerzas políticas – sin excepción – para que rechacen y condenen con absoluta contundencia estos infames homicidios”.

Recordó que Colombia puso fin “a un doloroso conflicto armado con las FARC y “no podemos ni debemos reemplazarlo ahora por un camino de odio y de exclusión”.

“No repitamos la historia. Antes de que estallara la violencia política en el siglo pasado, se vivía un ambiente similar al de ahora: una aguda polarización, y agresiones verbales y físicas entre liberales y conservadores”, dijo.

Santos señaló que “ese fue el preludio de una violencia que nos dejó cientos de miles de muertos (…) Que no se repita el ciclo del odio, y a eso – precisamente a eso– invito a todas las fuerzas políticas de nuestra nación. Rechacemos las agresiones, rechacemos los saboteos a los candidatos”.