El cáncer infantil representa la segunda causa de mortalidad en el grupo de entre 5 a 9 años de edad, por lo que es importante difundir entre la población los signos y síntomas de sospecha para la detección oportuna de la enfermedad.

Así lo destacó aquí la secretaria de Salud en la entidad, Gloria Molina Gamboa, al conmemorar en esta ciudad las actividades preventivas y de sensibilización sobre esta enfermedad en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer en la Infancia y la Adolescencia.

Resaltó que el cáncer infantil puede tener altas posibilidades de curación, ante lo cual el gobierno estatal ha sumado esfuerzos y dispuesto recursos para hacer frente a este problema de salud pública, donde es importante el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado.

Detalló que los cánceres más frecuentes en niños y adolescentes son las leucemias, tumores del sistema nervioso central y sarcomas de partes blandas.

Mencionó que estas enfermedades presentan señales de alarma como fiebre, palidez y/o hemorragia, dolor de cabeza, dolor de huesos, crecimiento de bolitas en cuello, axilas, ingle, tumores, alteraciones oculares como estrabismo y pérdida de peso.

La funcionaria destacó la importancia del diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado.

Molina Gamboa subrayó que el impacto que se logra a través de la coordinación, las actuales estrategias y programas con que cuentan las instituciones gubernamentales, da como resultado que la población afectada por el cáncer infantil y sus familias, tengan igualdad de oportunidades.

“Un vivo ejemplo de esto es el Seguro Popular, un instrumento financiero que además de garantizar la atención y de mejorar con ello la calidad de vida de nuestras niñas y niños, le brinda, a cada uno y a sus familias, una nueva oportunidad”, añadió.

Finalmente, insistió en su llamado para acudir al médico ante cualquier señal de alarma en los menores, alimentarlos adecuadamente, cumplir con su esquema de vacunación, verificar que el peso sea adecuado a la edad, evitando en lo posible el contacto con fertilizantes o pesticidas especialmente dentro del hogar.