Comunidades locales se incorporaron a las acciones de vigilancia y conservación de los recursos naturales en el Santuario del Manatí de la Bahía de Chetumal, informó el titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), Alfredo Arellano Guillermo.

“El trabajo coordinado fortalece las capacidades locales de las comunidades para la conservación de sus recursos naturales”, expresó.

En entrevista, señaló que la respuesta y compromiso de ejidatarios ha sido alentadora a los esfuerzos de conservación, por lo que se continuará fomentando estos esquemas de participación.

En ese sentido, dijo que se preparan más acciones de capacitación y acreditación en cuatro grupos más de la zona.

Arrellano Guillermo expresó que organismos sectorizados a la SEMA como el Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas y la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Quintana Roo, trabajan de manera coordinada para fortalecer las capacidades locales de las comunidades para la conservación de sus recursos naturales.

En este sentido, dijo que se instaló un primer comité de vigilancia en el Ejido de Úrsulo Galván, justo en el corazón del Santuario del Manatí Bahía Chetumal.

Comentó que esta semana se realizó un recorrido de vigilancia en la zona de Laguna Guerrero, Raudales, la mensura con el ejido Calderitas y la zona núcleo de la Reserva Monte Calvario, en el cual participaron dos integrantes de los guardianes comunitarios, Inspectores ambientales de la Procuraduría y personal del Instituto.

“La presencia constante de las autoridades evita que se contravenga la normatividad ambiental”, expresó.

El funcionario añadió que la conservación y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales es una responsabilidad de todos, que los bienes y servicios benefician a todos, por ello el esfuerzo debe ser de manera colectiva.