El excandidato presidencial republicano Mitt Romney anunció hoy que buscará ser electo al Senado de Estados Unidos ofreciendo independencia de accionar, y prometiendo trabajar a favor de la migración legal y por la inclusión de esta población.

“Ha decidido contender por el Senado de Estados Unidos porque creo que puedo traer los valores y las lecciones de Utah a Washington”, dijo Romney en un mensaje de video difundido este viernes, acompañado por un breve anuncio en la red social Twitter.

En su mensaje de más de dos minutos de duración, Romney explicó que su regreso a la política fue producto de un largo proceso de reflexión, evaluación personal y familiar, en el que participaron incluso sus 21 nietos.

“Dado todo lo que Estados Unidos enfrenta, sentimos que este es el momento correcto para servir a nuestro estado, y nuestro país. Les pido su apoyo y su voto”, dijo, dejando en claro que de llegar a ese escaño, responderá solo a los intereses de los votantes de Utah “y nadie más”.

Como presidente del comité organizador de los juegos olímpicos de invierno del 2002 en Utah, además de las raíces familiares, Romney es un rostro conocido en ese estado conservador, y por ello visto como favorito para ocupar el escaño que dejará vacante el republicano Orrin Hatch.

Romney ofreció la disciplina fiscal de su estado como uno de los aportes que puede llevar a Washington, “que está ahogado en deuda”, o mejorar la balanza, que “está al revés”, contrario a Utah, que exporta más de lo importa.

“Utah da la bienvenida a migrantes legales de a través del mundo; Washington envía a los migrantes un mensaje de exclusión”, dijo quien en la campaña presidencial del 2012 ofreció hacer difícil la vida a los hombres y mujer es presentes en el país sin documentos, y orillarlos así a ‘auto-deportarse’

Con su anuncio, el ex gobernador de Massachusetts puso fin a un breve retiro de los ruedos políticos tras su fracaso en la elección presidencial en 2014 frente a Barack Obama, y tras un breve cortejo con la idea de figurar en el gabinete del presidente Donald Trump.