El gobierno japonés presentó al Parlamento su propuesta de volver a nombrar al gobernador del Banco de Japón (BOJ), Haruhiko Kuroda, para otro periodo de cinco años, una vez que termine su actual gestión en abril próximo.

El gobierno también nominó al director ejecutivo del BOJ, Masayoshi Amamiya, que desempeñó un papel crítico en la elaboración de la agresiva política de flexibilización de Kuroda, y al profesor de la Universidad de Waseda, Masazumi Wakatabe, como vicegobernadores del BOJ.

La reelección del jefe del BOJ -la primera por un segundo mandato completo en más de medio siglo- indicaría que el banco central continuará sus medidas de estímulo como parte clave de las políticas económicas del primer ministro Shinzo Abe, que también incluyen medidas fiscales y reformas estructurales.

Ambas cámaras de la Dieta deben aprobar la nominación de Kuroda para otro periodo hasta 2023, lo que podría convertirlo en el gobernador con más antigüedad del banco central.

En otros bancos centrales importantes en la historia reciente, Alan Greenspan se desempeñó como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos durante más de 18 años entre 1987 y 2006.

El bloque gobernante del Partido Liberal Democrático y el partido Komeito controlan las cámaras y, como se espera que la selección de los principales puestos no genere una oposición fuerte de los otros partidos, los nominados serán aprobados sin mayores conflictos.

Observadores y analistas del BOJ esperan que Kuroda, un exfuncionario del Ministerio de Finanzas, de 73 años, y presidente del Banco Asiático de Desarrollo, se quede para otro mandato.

Durante su nuevo mandato, se espera que el BOJ se aleje más de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo, que están comenzando a reducir el estímulo monetario.

La nominación como vicegobernadores del veterano banquero central Amamiya, de 62 años, y el profesor Wakatabe, de 52 años, podrían aumentar las expectativas del mercado de una continuación del alivio monetario.

Después de trabajar en estrecha colaboración con Kuroda en los últimos años, Amamiya tiene más posibilidades de convertirse en uno de los candidatos para dirigir el BOJ en el futuro, dijeron algunos analistas.