Nikolas Cruz, el hombre acusado de la muerte de 17 estudiantes en su antigua escuela secundaria, llegó en Uber para perpetrar la masacre, pudo haber recibido entrenamiento en armas de un grupo supremacista blanco y se confesó culpable de la matanza.

Se trata de algunos de los primeros detalles sobre los hechos en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, escena de una de las peores masacres escolares que se recuerde y que ha sacudido a los estadunidenses.

Cruz fue acusado este jueves de 17 cargos de asesinato premeditado en un tribunal del Condado Broward, a donde llegó vestido con uniforme naranja de reo y esposado de manos y pies.

La juez le negó la fianza y la fiscal que atiende el caso le dijo a un medio de  prensa que el joven mostró remordimiento por los hechos.

El alguacil del Condado de Broward, Scott Israel, informó en rueda de prensa que Cruz llegó en Uber a la escuela al filo de las 14:19 horas locales con una caja negra y luego se dirigió con el fusil AR-15 a los salones 1215, 1216, 1214 y 1213.

Tras perpetrar la masacre, tiró el rifle y su chaleco de municiones, salió de la escuela confundiéndose entre los estudiantes antes de ser arrestado a las 15:41 en Coral Springs, zona residencial cerca de la escuela, señaló Irsael.

Las revelaciones se dieron cuando la policía prometió asegurarse de que "se haga justicia" después de uno de los tiroteos escolares más letales del país.

Un día después del tiroteo, que coincidió con el Día de San Valentín, las autoridades no habían anunciado públicamente una motivación para la masacre, pero estaban investigando elementos del pasado conflictivo de Cruz, incluido un patrón de problemas disciplinarios y comportamiento desconcertante.

También el jueves, los investigadores buscaban información que sugiere que Cruz podría haber estado asociado con un grupo de supremacía blanca con sede en Florida.

Pero los agentes todavía estaban tratando de determinar el alcance de su participación con el grupo, si es que la tuvo, según un funcionario de policía citado por The Washington Post.

Israel explicó que las autoridades seguían investigando si él era o no un miembro del grupo. La Liga Antidifamación informó este jueves que un portavoz del grupo de supremacía blanca República de Florida admitió que Cruz participó en algunas de sus sesiones de entrenamiento.

Jordan Jereb, líder del grupo supremacista, reveló que "Cruz actuó por su cuenta". Sin embargo, señaló que participó en los ejercicios paramilitares de su grupo en Tallahasse, al norte de Florida.

Esta noche miles de personas se congrearon en Parkland, una comunidad sumamente tranquila hasta antes del tiroteo, para una vigilia en la que se respiraba angustia y dolor por las víctimas, la mayoría de ellos estudiantes entre los 14 y 19 años de edad.

Mientras, los investigadores intentaban determinar qué pudo haber motivado a Cruz a llevar a cabo el tiroteo y revisaban su historial en el que tenía antecedentes de problemas disciplinarios y una fascinación por las armas, según dijeron las personas que lo conocieron.

Un testigo, según el Washington Post, que tuvo acceso a la acusación judicial, reconoció a Cruz como un exalumno con problemas cuando llegó a Douglas antes del tiroteo, llevando una bolsa de lona negra y una mochila negra.

Cruz dijo a la policía que tenía varias cargas de munición en la mochila, según la acusación.

El testigo citado en el informe relató que llamaron por radio a un compañero de trabajo para decirle que Cruz se estaba acercando, y en un minuto después, escucharon disparos y llamaron a un "Código Rojo" que anunció la emergencia en la escuela.

Los abogados de Cruz no dijeron específicamente el jueves que había confesado el tiroteo, ni negaron explícitamente su participación.