El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, llamó a dialogar y alcanzar acuerdos civilizados ya que la gobernabilidad democrática es un tema que compete a todos, y consideró necesario realinear las capacidades de Estado para combatir la inseguridad en el país.

Sostuvo que la solución al problema de la inseguridad no pasa por salidas fáciles, sino por un esfuerzo coordinado y por generar metas de corto y mediano plazo que se puedan verificar y cumplir.

En el marco del proceso electoral en marcha, confió en sentarse en breve a dialogar con todos los partidos políticos para encontrar acuerdos civilizados, pues la gobernabilidad democrática depende de las fuerzas políticas, sociedad y gobierno.

La gobernabilidad, expuso, es un tema de Estado que compete a todos, por ello no se negocia ni se claudica para hacerla valer, ya que detrás de esta se encuentran las instituciones que se han construido durante décadas con el esfuerzo de millones de mexicanos.

Informó que “me falta poder dialogar con un partido político. De buena fe espero que lo podamos hacer y si no es así pues con el resto del espectro político nacional trabajaremos, junto con el INE, para tener mejores condiciones posibles para que la expresión ciudadana de la jornada electoral sea limpia copiosa, transparente y pacífica”.

Entrevistado al término del encuentro con integrantes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), resaltó que si bien el tiempo se acorta para sentarse a dialogar “el llamado es a que busquemos llegar a acuerdos civilizados”.

Consideró necesario realinear las capacidades del Estado para combatir la inseguridad en todo el territorio nacional. “Debemos ponernos a trabajar en los hechos”, subrayó. Sostuvo que en el cierre de este gobierno no se improvisará ante el fenómeno de la inseguridad que aqueja a la sociedad.

También se debe entender, precisó, que más allá del cierre de esta administración con logros actuales y los que aún faltan por alcanzar el proceso electoral en curso pondrá a prueba las capacidades de las instituciones democráticas de México.

Para Navarrete Prida, las causas estructurales de la inseguridad son sin duda profundas, por lo que indicó que se realiza una evaluación sobre los avances y resultados del Operativo Escudo Titán para conocer qué acciones se deben mantener y cuáles reforzar o modificar. ”No quiero ser crítico, prefiero tener una evaluación completa”, refirió.

Agregó que "la Constitución no se negocia y, apegado a la Constitución y al respeto a los derechos humanos, las seguridad familias mexicanas es importante”.