Con una selección de 13 filmes se realizará una retrospectiva al cineasta mexicano Nicolás Pereda, la cual comenzará el 20 de febrero y concluirá el 4 de marzo en la Cineteca Nacional.

En este ciclo se incluirá además su ópera prima “¿Dónde están sus historias?” (2007), su segundo largometraje “Juntos” (2009), así como “Todo, en fin, el silencio lo ocupaba” (2010), “Los ausentes” (2014), “Perpetuum mobile” (2009), “Verano de Goliat” (2010) y “Los mejores temas” (2012), todas proyectadas en 35 mm.

En un comunicado de prensa, se informó además que esta selección también exhibirá cortometrajes, entre ellos “Entrevista con la tierra” (2008), “El palacio” (2013) y “Minotauro” (2015).

Durante la retrospectiva se realizará la clase magistral “Trilogía de la propiedad privada”, impartida por Nicolás Pereda y que gira en torno a la vida y obra de C.B., artista multifacético que vive en el desierto de la Sierra de Catorce, activista político, arqueólogo amateur y creador del Museo Minero.

Además, en colaboración con Tres Puertos Cine, un encuentro para desarrollar proyectos de cine independientes latinoamericanos que organizan Australab (Chile), BRLAB (Brasil) y Distrital Formación en México, la retrospectiva tendrá un circuito itinerante como parte de sus actividades de promoción.

En conjunto con Distrital Formación 2018 se realizará una itinerancia por otras sedes de la Ciudad de México y el interior de la República, entre las que se cuentan el Cineclub Condesa DF, la Cineteca del Museo de la Ciudad de Querétaro y la Cineteca Nuevo León.

Nicolás Pereda (Ciudad de México, 1982) tiene una maestría en Artes en Dirección de Cine de la Universidad de York, Toronto. Su obra cinematográfica se ha exhibido en los festivales más prestigiosos como Cannes, Venecia, Rotterdam, FIDMarseille, Viena y Edimburgo.

Con 12 películas realizadas en el lapso de 10 años reconocidas en influyentes espacios como Cannes, Biennale di Venezia, TIFF Toronto, San Sebastián, New York FF o Berlinale, el cine de Nicolás Pereda es una obra donde tiene lugar una particular sinergia entre experimentación y el registro antropológico de la idiosincrasia mexicana urbana y rural.