El tren México-Toluca comenzará a circular entre julio y agosto de este año, y aunque requerirá unos meses más de prueba, el compromiso es que comience su operación con pasajeros antes de que finalice la presente administración, informó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza.

“La idea es que quede concluido en esta administración con vías, catenarias, con todo para poder circular, esa es la fecha, requerirá unos meses más de prueba, lo importante es que quede terminado y no hay duda que se va a concluir”, sostuvo.

En entrevista en el marco del XVII Congreso Exporail, organizado en este destino turístico por la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), dijo que las fechas mencionadas forman parte de los compromisos que se tienen, aunque por la complejidad de este tipo de obras se torna difícil precisar los períodos.

“Todos los días estamos revisando tiempos, procesos constructivos, sabemos cómo vamos. Emitir una opinión sin saber esos datos, creo no es correcto”, aclaró.

Sin embargo, insistió, “lo que no tengo la menor duda es que en esta administración del presidente Enrique Peña Nieto se va a concluir todo”.

Precisó que el Tren México-Toluca tiene un avance de 75 por ciento: en el tramo Zinacantepec-La Marquesa es de 84 por ciento, en el túnel doble de La Marquesa 71 por ciento y en el tramo La Marquesa-Observatorio el avance es de 43 por ciento.

En tanto, el Tren Ligero de Guadalajara tiene un avance de 93 por ciento y empieza pruebas en junio próximo, y la Línea 3 del Tren de Monterrey reporta un avance de 90 por ciento y empieza pruebas en abril y "todas concluyen en la presente administración", señaló el funcionario.

Al referirse en la inauguración del evento al tren de carga, el funcionario federal destacó que en lo que va de la actual administración la inversión público-privada en el sector supera los 113 mil millones de pesos, más del doble de la inversión total del gobierno anterior, lo que se traducirá en la modernización y construcción de mil 580 kilómetros de vías férreas al cierre de 2018.

El ferrocarril de carga es un medio de transporte eficiente y de alta capacidad para movilizar la producción con costos más bajos que otros medios de transporte, lo que lo convierte en un factor clave para alcanzar el desarrollo logístico de las naciones, señaló.

Expresó que desde el inicio de esta administración se entendió que este crecimiento constante implicaba la necesidad de contar con ferrocarriles más rápidos y seguros, un trabajo coordinado del gobierno federal con los actores de la industria, el cual ha rendido buenos frutos en estos años.

Ruiz Esparza estableció que por lo anterior hoy se tiene, gracias a las reformas impulsadas por el presidente de la República y respaldadas por el Congreso, una legislación actualizada en el sector, y como uno de sus frutos, a la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario.