En enero pasado, la inflación en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) fue de 0.25 por ciento respecto al mes previo, la más baja para un mismo mes desde 2015, informó Consultores Internacionales S.C. (CISC).

De acuerdo con su Índice de Precios Metropolitano (IPM), con este resultado, la inflación medida de forma anual se ubicó en 6.16 por ciento, una baja desde el 7.55 por ciento registrado en diciembre de 2017.

La empresa de consultoría señaló que la canasta cotizada para la elaboración del IPM está compuesta por 172 productos genéricos, de los que 41 por ciento mostró incrementos de precios, 41 por ciento se mantuvo sin cambios y 18 por ciento disminuyó su precio.

La inflación mensual en la ZMCM fue resultado sobre todo del alza en el precio de algunos productos agropecuarios, como son plátano tabasco, 24.75 por ciento; manteca vegetal, 15.30 por ciento; papa, 14.20 por ciento; y calabacitas, 12.54 por ciento.

También aumentaron otros gastos de recreación y esparcimiento, 11.33 por ciento; periódicos, 9.62 por ciento; limón, 7.30 por ciento; hospedaje y alojamiento, 6.81 por ciento; lavadora 6.22 por ciento y material escolar 6.11 por ciento.

Por su parte, los 10 principales productos que mostraron una baja en su cotización en enero con respecto al mes anterior fueron transporte aéreo, 22.05 por ciento; tomate rojo, 20.37 por ciento; tomate verde, 14.35 por ciento; y cebolla 13.48 por ciento.

Además, disminuyó el precio de los paquetes turísticos, 12.48 por ciento; chile poblano, 10.22 por ciento; chile serrano y jalapeño, 8.54 por ciento; pasta dental, 4.44 por ciento; aguacate, 4.17 por ciento; y papaya, 3.97 por ciento.

Consultores Internacionales expuso que los rubros con aumentos fueron: Gastos diversos, 3.47 por ciento; Vivienda, 1.77 por ciento; Transporte y comunicaciones, 0.62 por ciento; Salud, 0.40 por ciento; y Ropa y calzado, 0.01 por ciento.

El rubro de mayor crecimiento fue en Gastos Diversos, con aumentos en tarifas del sector público federal y local, seguido de vivienda, donde se identificaron aumentos en gas doméstico y electricidad de alto consumo.

En tercero, en el rubro de Transporte y Comunicaciones con alzas en la gasolina y transporte foráneo terrestre; y en el rubro de Salud con aumentos en anticonceptivos y vitaminas, principalmente. Finalmente, el rubro de Ropa y Calzado con incrementos en ropa interior para hombre.