El oficialista Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Chile pidió hoy al mandatario venezolano Nicolás Maduro que se abstenga de visitar este país para asistir al cambio de mando presidencial, previsto para el 11 de marzo próximo.

En un comunicado, la colectividad expresó: “Hacemos una invitación al presidente Nicolás Maduro a abstenerse de participar en el cambio de mando presidencial de nuestro país”, donde Michelle Bachelet le entregará el poder a Sebastián Piñera en el Congreso Nacional.

Sin embargo, el partido precisó: “Respetamos las gestiones que lleve adelante nuestro país en aplicar los protocolos que corresponden a las invitaciones de los jefes de Estado para participar en el cambio de mando”.

El gobierno chileno cursó invitaciones a la ceremonia de cambio de gobierno a un importante número de países, incluidos todos los de América, lo que generó una polémica por la eventual asistencia de Maduro al acto.

Las autoridades chilenas aclararon que las invitaciones a la actividad donde Bachelet dejará el poder en manos de Piñera se envían a los Estados, no a los gobiernos, por lo que se mantiene vigente la invitación a Venezuela.

La Democracia Cristiana manifestó su “disposición a contribuir en la búsqueda de decisiones y acciones que permitan oportunamente salir de la grave crisis que se vive (en Venezuela) mediante un mecanismo democrático, con reglas del juego acordadas, sin violencia”.

“Rechazamos tajantemente la violación a los derechos humanos, las libertades personales, la libertad de prensa y todas las acciones y omisiones desarrolladas por el gobierno venezolano que han afectado la dignidad del pueblo, sus derechos y libertades más básicas”, enfatizó el instituto político.

“Nos manifestamos enérgicamente contrarios a cualquier tipo de intervención militar de carácter externo que profundice la crisis interna y se imponga por la fuerza para el reemplazo del actual régimen”, añadió.

“Reiteramos que todas las acciones de cambio deben estar enmarcadas en un contexto democrático, abierto, transparente y expedito, en que la influencia internacional esté concentrada en la colaboración y no en la imposición arbitraria de intereses externos”, sostuvo el PDC.