La 35 Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe se realizará en marzo próximo en Jamaica, con el propósito de analizar las prioridades en el subcontinente.

El representante regional de la FAO en América Latina y el Caribe, el mexicano Julio Berdegué, aseveró en rueda de prensa que en la cita se hará un balance y una rendición de cuentas del trabajo de los últimos años, además de recibir el mandato de prioridades.

Explicó que los 33 países de la región miembros de la FAO analizarán la agenda que impulsarán para frenar el alza del hambre y la malnutrición, construir un futuro sin pobreza rural y transformar la agricultura para que sea sostenible y resiliente al cambio climático.

Comentó que, pese a los avances anotados en Latinoamérica y el Caribe en los últimos años en cuanto a erradicar el hambre, “perdimos velocidad” en esa materia entre 2015 y 2016 y por primera vez en dos décadas las personas con hambre crecieron en 2.4 millones para llegar a 42.5 millones en la región.

“América Latina en los últimos años ha hecho bien la tarea en materia de reducción de pobreza, pero hemos perdido velocidad, veníamos avanzando muy aceleradamente, el mundo veía lo que hacíamos, miraba nuestras políticas públicas, pero en el último año esta gran velocidad la hemos perdido”, precisó.

Aseguró que, sin un impulso inmediato, la región podría fracasar en el objetivo de alcanzar la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible en cuanto a lograr el “hambre cero” en 2030 y comentó que los países deben impulsar “cambios sustantivos” en materia de seguridad alimentaria mediante mejores políticas públicas.

Berdegué subrayó que el hambre en la región se vincula con el acceso a los alimentos, por lo que se debe “convertir la seguridad alimentaria en una política de Estado”.

Calificó a la obesidad como “una epidemia” en la región que afecta a 90 millones de personas y que tiende a crecer cada año en todos los países y sectores sociales, por lo que en la Conferencia Regional se impulsarán alianzas para garantizar una alimentación sana, balanceada y nutritiva.

Otro de los puntos a analizar en la cita de Jamaica, que se efectuará entre el 5 y 8 de marzo próximo, es la pobreza rural, ya que un 47 por ciento de la población que vive en sectores rurales son pobres y más del 20 por ciento no puede comprar una canasta básica de alimentos.

Uno de los “temas claves” de la conferencia regional será la migración, la cual se debe “entender y enfrentar sus causas y consecuencias” para logra que aquella sea “una opción y no una necesidad, que los que emigran sean acogidos en comunidades inclusivas e igualitarias”.

Consideró que, con el aumento del hambre y la obesidad en la región, la agricultura familiar y la pesca artesanal “se vuelven muy valiosos” porque los alimentos frescos y nutritivos pueden reemplazar a aquellos altamente procesados.

Acotó que el cambio climático debe ser enfrentado a través de una “gran transformación agrícola” que implique una mayor producción con menores emisiones de gases de efecto invernadero y con prácticas sostenibles.