> Trump vetará iniciativa migratoria que prioriza expulsión de criminales

Trump vetará iniciativa migratoria que prioriza expulsión de criminales

El debate migratorio en el Senado quedó debilitado luego que la Casa Blanca amenazó hoy con vetar cualquier legislación que incluya una enmienda que otorga fondos para construir el muro, pero que...

El debate migratorio en el Senado quedó debilitado luego que la Casa Blanca amenazó hoy con vetar cualquier legislación que incluya una enmienda que otorga fondos para construir el muro, pero que priorice la deportación de criminales sobre el resto de los indocumentados.

La Casa Blanca dijo que esta enmienda, conocida como Schumer-Rounds-Collins por los apellidos de los senadores que la propusieron, resultará en drástico y negativo cambio en la política migratoria, debilitará las fronteras y socavará las leyes actuales.

Si al presidente Donald Trump le llegara "una iniciativa que incluya esa propuesta, sus asesores le recomendarán vetarla”, dijo la vocera presidencial, Sarah Sanders, en una declaración por escrito.

La enmienda, propuesta por el demócrata Chuck Schummer y los republicanos Susan Collins y Mike Rounds, otorga los 25 mil millones de dólares solicitados por Trump para tareas de seguridad en la frontera, uno de los cuatro pilares de la propuesta que presentó el mes pasado.

A cambio de ello, instruiría al Departamento de Seguridad Interna (DHS) a enfocar sus acciones de deportación en inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales, con un enfoque que inicie a partir de los más violentos y peligrosos.

Bajo este enfoque discrecional, aquellos inmigrantes que no hayan cometido crímenes y que hayan ingresado al país antes del 30 de enero de 2018, no serían considerados una prioridad de deportación.

La propuesta, a la que se han sumado varios senadores republicanos, fue criticada duramente por el DHS, en una acción que, de acuerdo con un senador que apoya la enmienda, fue directamente orquestada desde la Casa Blanca.

En su respuesta, el DHS acusó que la enmienda “destruye la habilidad para que los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Interna puedan deportar a millones de indocumentados. Significaría el fin del cumplimiento de la ley en Estados Unidos”.

Un alto funcionario de la Casa Blanca que habló con periodistas bajo condición de anonimato dijo por separado que "la iniciativa, por si no fuera evidente, está oficialmente muerta”.

La Casa Blanca denunció que la iniciativa produciría “una oleada de nueva migración ilegal en los meses próximos. La enmienda podría socavar la seguridad de las familias estadunidenses e impedir el crecimiento para los trabajadores estadunidenses”.

Dejó en claro que se insistirá en un sistema de migración seguro, moderno y legal basado en los cuatro pilares del marco ofrecido por el mandatario, que fueron incorporados a la iniciativa del senador republicano Chuck Grassley.

“La administración está comprometida en encontrar una solución permanente, justa y legal a DACA, pero esta enmienda solo aumentará el problema alentando a que millones de menores adicionales sean traídos de contrabando a Estados Unidos”, señaló el comunicado de la Casa Blanca.