Seis migrantes mexicanos que fueron traídos en su niñez a Estados Unidos, conocidos como "dreamers" o "soñadores", iniciaron hoy un recorrido de 400 kilómetros desde Nueva York a Washington D.C. a fin de impulsar la aprobación de una “reforma migratoria limpia”.

Los seis jóvenes migrantes mexicanos son parte de un contingente de 11 personas, entre "dreamers" y aliados, que participan en la marcha “Walk to Stay Home” (Caminar para permanecer en casa) que durará 15 días hasta llegar al monumento al luchador social Martin Luther King Jr.

La intención es pedir la aprobación de una “reforma migratoria limpia”, que significa una legislación que no solo otorgue protección permanente a jóvenes indocumentados, sino que no perjudique a los 11 millones de migrantes que viven y trabajan sin documentos en Estados Unidos.

Organizado por el grupo civil Movimiento Cosecha, la caminata partió la fría mañana de este jueves del Battery Park de Nueva York, que es la parte más austral de Manhattan y desde donde se contempla la Estatua de la Libertad.

Los organizadores precisaron a Notimex que los seis "dreamers" mexicanos son: Bárbara, Cata, Miriam, Li, Eduardo y Aldo, y que tienen de los 20 a los 29 años de edad. La mayoría son beneficiarios del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), que otorga permisos temporales de trabajo.

“Fui maestra de preescolar durante cinco años, pero por miedo dejé mi trabajo y decidí luchar por mi derecho a permanecer en este país al que llamo mi hogar”, explicó Bárbara.

Por su parte, Li, de 24 años de edad, señaló que la realidad es que los legisladores federales estadunidenses no entienden la lucha de los migrantes porque ellos “tienen el privilegio de saber que sus familias no serán separadas”.

Los legisladores “tienen la tranquilidad de saber que si sus familiares se enferman tienen algún tipo de seguro. Continúan prometiéndonos cosas pero nunca cumplen. El tema de inmigración nunca se considera una prioridad a menos que sean años electorales, tenemos que exigir un cambio”, dijo Li.

La intención de la marcha es arribar a Washington D.C. en los días previos al 5 de marzo, fecha en que será finalizado el programa DACA, de acuerdo con una decisión del presidente Donald Trump.

Los participantes en la marcha, que además de mexicanos está conformada por migrantes originarios de Colombia, Costa Rica y Honduras, se detendrán en su camino a fin de reunirse con miembros de la comunidad en foros y mítines.

Los manifestantes harán un llamado a la acción para que jóvenes indocumentados, la comunidad migrante y sus aliados organicen foros de discusión, vigilias, mítines y marchas en sus lugares de origen.

Durante todo el trayecto, los caminantes pedirán a personas de todo el país que se unan a ellos en Washington D.C. para dar un último impulso a una “reforma migratoria limpia” que garantice la protección permanente de jóvenes indocumentados.