"De Corazón a Corazón" es la iniciativa puesta en marcha por mexicanos prominentes en el extranjero a fin de posibilitar la construcción de casas adecuadas en México para resistir temblores, que además tengan precios accesibles.

El proyecto se inició a raíz de los temblores de septiembre del año pasado en México, pero se ha extendido a las necesidades de vivienda de inmigrantes mexicanos que regresan de Estados Unidos.

"No somos cerebros fugados, sino comprometidos con México desde el extranjero“, declaró a Notimex Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, jefe del Grupo de Investigación en Cardiología Molecular del Instituto de Bioquímica de la Universidad Justus Liebig, en la ciudad alemana de Cottbus.

Es asimismo investigador del Departamento de Investigaciones Cardiovasculares de la Universidad Duke de Singapur, y co-coordinador de Mexicanos en Europa, de la Red de Mexicanos Calificados en el Exterior.

Son mexicanos calificados en el extranjero, ocupan puestos relevantes en diversas instituciones, hospitales y universidades del mundo.

A través de sus contactos y relaciones con centros de estudio, asociaciones, empresas y especialistas extranjeros de alto nivel pueden lograr fondos, becas, apoyos financieros, proyectos y asimismo compartir información y tecnología que beneficien a México.

"Muchos de esos mexicanos tienen puestos estratégicos en diferentes especialidades y profesiones: abogados, arquitectos, físicos, químicos, biomédicos, que a través de la red pueden interactuar y aterrizar proyectos en México“.

Cabrera Fuentes es originario de El Espinar, en Oaxaca, que resultó ser una de las zonas más afectadas en el istmo de Tehuantepec. La primera casa antisísmica se entregará en Oaxaca a mediados de marzo.

Se va a hacer un estudio del impacto social de ese tipo de construcción. Los grupos de la Red (Capítulos) en Suiza y en Italia ya se sumaron a la iniciativa y van a enviar en marzo a urbanistas al istmo de Tehuantepec para que hagan el diseño urbanístico.

La técnica para la construcción de esas casas procede de Irán, un país altamente sismico, pero fue perfeccionada y adaptada a las necesidades de México por un experto, Luis Daniel Beltrán, que también pertenece a la Red de Mexicanos Calificados.

Se usan materiales de la región como el adobe y otros elementos que hacen la mezcla muy fuerte. "Lo relevante es que son casas circulares y no tienen un punto de quiebre. Durante el temblor, la energía se distribuye en forma circular en los domos y no se caen".

Los domos, que tienen forma de cúpula, pueden aguantar hasta terremotos de magnitud 9.4, dijo Cabrera Fuentes.

"Son casas de techo alto como las antiguas que se usan en el istmo, de dos metros y medio de altura. Son viviendas bien estructuradas, durables a largo plazo. Cumplen con los requisitos internacionales para garantizar la larga duración".

A seis meses de que ocurrieron los temblores, Cabrera Fuentes le ve una gran perspectiva urbanística al proyecto. "Se le acerca gente al ingeniero porque nunca han visto una casa a base de domos que además es antisísmica. Hay interés y aumentará cuando ya entreguemos las primeras", estimó.

También las hay en Zacatecas, donde vive el ingeniero Luis Beltrán, quien coordina desde ese estado el proyecto de las casas circulares.

"De hecho, él vive en una porque son ecológicas y cumplen sus expectativas. Son viviendas que se pueden ver estéticamente hermosas", dijo Beltrán a Notimex.

Cada casa, dependiendo de su tamaño, cuesta entre 120 mil a 150 mil pesos. El precio que se planeó originalmente fue de 80 mil pesos por casa de 60 metros cuadrados, pero en el istmo hay actualmente escasez de materiales y de mano de obra, lo que encarece la construcción.

Las casas estándard cuentan con una sala comedor, dos habitaciones, una cocina y baño. Si hay más terreno pueden crecer, como es el caso de la del ingeniero Beltrán.

Hay asimismo interactuación entre la Red de Mexicanos Calificados en el Exterior y las autoridades mexicanas de la localidad donde se construyen las casas. La colaboración es con Sedesol en el marco del programa para migrantes mexicanos que regresan de Estados Unidos.

El proyecto de las casas de domos antisísmicos es, en cuanto a los inmigrantes que regresan, un proyecto en el que participan Estados Unidos, Canadá y México para dotarlos de vivienda. El inmigrante pone un peso y el proyecto les da tres. La iniciativa se llama Uno por Tres.

El dinero y los fondos que capte la Red en el mundo se transfiere a Houston, donde cuentan con una asociación civil que cubre todos los requisitos administrativos que establece el gobierno de Estados Unidos. El dinero es transferido a México donde es auditado y el proceso es transparente.

La Red de Mexicanos Calificados en el Exterior es una iniciativa del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), que es un organismo desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores.