Autoridades del gobierno de la Ciudad de México y de la delegación Cuauhtémoc encabezaron la demolición de una obra irregular denunciada por vecinos de la colonia Hipódromo, ya que rebasa por 23 metros la altura permitida de acuerdo con la zonificación.

Este jueves acudieron la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado Castro, y el encargado de despacho en la demarcación, Rodolfo González Valderrama, para garantizar el retiro de siete pisos excedentes, acción que se llevará a cabo en alrededor de cuatro meses.

La funcionaria capitalina reiteró que el cumplimiento de la ley en materia de desarrollo urbano se traduce en evitar la pérdida de vidas, como sucedió en la ciudad durante el sismo del pasado 19 de septiembre.

Recordó que el año pasado, antes de que ocurriera el movimiento telúrico, el gobieno local inició una estrategia para brindar seguridad ciudadana con la identificación de obras que ameritan demolición al no cumplir con programas delegacionales y rebasar el número de niveles permitidos por la ley.

La finalidad es atender la denuncia ciudadana y que los desarrolladores inmobiliarios ofrezcan empleos sin riesgos para evitar accidentes y proteger las vidas de las personas que se emplean en las obras, así como de habitantes y peatones alrededor de las mismas.

Por su parte, González Valderrrama destacó la importancia de que, con este tipo de acciones se envíe el mensaje de que no habrá impunidad con los desarrolladores que operen de manera irregular al violentar la ley o afecten la integridad de la comunidad.

En el caso de la edificación ubicada en la delegación Cuauhtémoc, el Programa Parcial de Desarrollo Urbano “Hipódromo” estipula uso habitacional u oficinas con comercio, 24 metros máximos de altura, así como nueve viviendas permitidas aproximadamente; no obstante, el inmueble llevaba 47 metros de altura correspondientes a 15 niveles.