Cada año, el personal de las Unidades de Medicina Familiar (UMF) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atiende de manera integral a 2.7 millones de personas con diabetes.

El coordinador de Programas Médicos en la División de Medicina Familiar del IMSS, Héctor Raúl Vargas Sánchez, explicó que esos pacientes reciben tratamiento con medicamentos y el apoyo de servicios en nutrición y trabajo social para modificar estilos de vida poco saludables.

En un comunicado, afirmó que la atención en clínicas es primordial para controlar la enfermedad y así retrasar la aparición de diversas complicaciones como ceguera, daño en riñones y nervios, la amputación de extremidades e incluso infartos, que ponen en riesgo la vida.

Refirió que en los módulos PREVENIMSS se realiza un promedio anual de seis millones de pruebas de detección de diabetes, que constituyen la oportunidad de identificar a personas con factores de riesgo de padecer la enfermedad para atenderlos de manera oportuna.

Vargas Sánchez destacó que en la actual administración se diseñó y puso en marcha el Modelo Preventivo de Enfermedades Crónicas, a fin de reorientar los servicios de salud para detectar y prevenir la aparición de cuatro padecimientos que afectan a los derechohabientes, entre ellos, la diabetes.

Informó que la estrategia continúa en fase piloto en el estado de Nuevo León y que uno de los objetivos fue comenzar el modelo en esta entidad del país, ya que allí el Seguro Social cuenta con 250 mil pacientes diabéticos atendidos en UMF.

Indicó que al acudir a los centros de trabajo para realizar la detección de los males crónicos es posible atender con oportunidad la enfermedad para controlarla antes de que aparezcan las complicaciones, lo que incide en una mejor calidad de vida.

Para los derechohabientes que ya tienen el padecimiento, además de la toma de medicamentos, recomendó medidas que deben ponerse en práctica diariamente, con más énfasis cuando existen cambios bruscos de temperatura.

Sugirió acudir a consulta regularmente con el médico, aprender a controlar los niveles de azúcar en la sangre con alimentación balanceada, abrigarse de manera adecuada en ambientes fríos, hidratarse, vacunarse contra la influenza y el neumococo, y realizar actividad física moderada, que puede ser caminata o trote durante 30 minutos al día.

Explicó que un problema en las personas que no controlan su nivel de azúcar en la sangre es el pie diabético, pues con la evolución de la enfermedad, una o ambas extremidades sufren daño en los nervios y la circulación que provocan la pérdida de sensibilidad.

“No percatarse de alguna llaga o lesión en el pie y no solicitar atención, puede derivar en úlceras e infecciones que causen la amputación del miembro”, agregó.