Destinar el agua pluvial sólo para las descargas de los inodoros, representaría un ahorro del 20 hasta 40 por ciento en el consumo total del vital líquido en los hogares de la Ciudad de México, dijo el especialista en Ciencias y Medio Ambiente, Víctor Amaury Simental Franco.

Lo anterior se podría lograr mediante un sistema integral de captación, que permita el uso de este recurso natural para el lavado de ropa, trastes y limpieza del hogar, expuso el investigador de la Universidad del Valle México (UVM), Campus Toluca.

En entrevista con Notimex, Víctor Simental explicó que el proyecto puede ser posible si las nuevas edificaciones comienzan a incluir desde su planeación algún sistema de captación y aprovechamiento de agua de lluvia.

“No es algo tan nuevo, se viene considerando como algo opcional en las nuevas construcciones. El agua pluvial es una alternativa para las ciudades donde los recursos de agua subterránea, lagos o ríos están disminuyendo”, consideró el doctor.

De acuerdo con Simental Franco, esta práctica también tendría que extenderse a los centros comerciales, pues en un lugar como estos la captación podría alcanzar para la limpieza, sanitarios, riego de áreas verdes, entre otras.

El especialista destacó que el proyecto engloba adecuaciones a las viejas construcciones bajo el mismo sistema, a fin de utilizar el agua en todos los hogares.

En México, la temporada de lluvias suele iniciar en mayo y terminar en noviembre, en este periodo de “sequia” el modelo plantea introducir cisternas de almacenaje de agua para ser usada en los meses donde no llueve.

“En un condominio inteligente o una casa bien planeada se puede incluir (el sistema de captación de agua) desde la misma ejecución del proyecto inmobiliario, así como, cisternas de reserva”, dijo.

“La Ciudad de México tiene lluvias bondadosas porque se tienen cinco o seis meses de lluvia constante, sin embargo, los otros no son secos en su totalidad”, apuntó.

Simental Franco refirió que si bien la iniciativa no resuelve en su totalidad el problema, puede ser un respiro importante para generar una reserva de agua en términos generales.

En cuanto a los niveles de contaminación que maneja la ciudad el especialista detalló que el proyecto contempla la purificación del vital líquido en los momentos de contingencia.

“En el peor de los escenarios en donde no haya el recurso suficiente por el particular para implementar estos sistemas de purificación, el agua es relativamente transparente, sirve sin ningún problema para el escusado”, puntualizó.

Desatacó que, no se requiere agua potable para las heces fecales, pues sólo se necesita agua que no este apestosa, “con eso estaríamos resolviendo prácticamente entre 20 y 40 por ciento del consumo de agua en los hogares de la Ciudad de México”, sostuvo.

Para las personas que adopten el sistema de captación y aprovechamiento de agua de lluvia en sus nuevas construcciones, Víctor Simental propone que se hagan acreedoras a algún tipo de compensación.

“Donde estaría el aliciente a las personas o constructoras, en un incentivo fiscal ya sea extinción parcial por algún periodo del predial que signifique la amortización de la inversión del gasto del sistema”, dijo.

Ante este panorama el investigador de la UVM propone una reforma legislativa para el aprovechamiento integral de agua pluvial en la Ciudad de México.

“Se debe modificar el reglamento de construcciones, que indique la obligatoriedad de en todas las nuevas construcciones al uso sistemas de captación y uso de agua de lluvia, y de acuerdo al tiempo de construcción la utilización que se le debe de dar”, finalizó.