El Centro de Justicia Penal de Coahuila, ubicado en la ciudad de Saltillo, se certificó como espacio cardioprotegido, tras de certificar a más de 30 funcionarios públicos para atender emergencias, y les dotaron de equipos de atención médica básica y mascarillas para administrar oxígeno.

La presidenta del Tribunal Superior de Justicia en Coahuila, Magistrada Miriam Cárdenas Cantú indicó que este día se develó una placa que acredita a este edificio público como único en su tipo en la entidad.

Por su parte, el secretario de Salud en Coahuila, Roberto Bernal Gómez, señaló que anualmente mueren en México casi 100 mil personas de manera súbita por paros cardiorrespiratorios, lo que representa cuatro veces más muertes que las ocasionadas por accidentes de tránsito.

En estos casos, el corazón pierde la capacidad de contraerse en forma sincronizada y actuar como una bomba que lleva sangre y oxígeno a los tejidos, razón que hace a los primeros minutos vitales para salvar una vida, y es necesario dar una atención primaria en forma oportuna, lo que hace invaluable este tipo de capacitaciones.

Apuntó que para obtener la certificación como espacio cardioprotegido, personal de estas dependencias deben recibir capacitación en maniobras de Reanimación Cardiopulmonar y Desfibrilación Automática Externa para dar atención a personal o usuarios de este espacio público que sufre un problema cardiopulmonar.

Agregó que Centro de Justicia Penal de Coahuila, además de la capacitación al personal, colocado en el edificio dos desfibriladores automáticos externos, que permitirán a las brigadas de Protección Civil brindar la primera respuesta ante situaciones de urgencia y actúen coordinados con un sistema médico de emergencias.

“Su labor es en beneficio de sus compañeros de trabajo y la población que diariamente acude a estas instalaciones públicas, será vital para salvar a las personas que pudieran sufrir un incidente de este tipo”, destacó Bernal Gómez.