Las investigaciones del caso de corrupción en Guatemala conocido como "Transurbano", que llevó a prisión al expresidente Álvaro Colom, apuntan a nuevos implicados entre políticos y empresarios, aseveró hoy la jefa del Ministerio Público (MP), Thelma Aldana.

La funcionaria, también fiscal general, explicó que la investigación se encuentra en su primera fase y que se esperan al menos dos más, en las que podrían surgir “nuevos implicados y hasta nuevos hechos” ligados con otros casos de corrupción.

“No podemos descartar a nadie hasta que avancemos en la investigación”, enfatizó Aldana, al referirse a una posible orden de captura en contra de la excandidata presidencial Sandra Torres, señalada en su momento como el “poder tras el trono” en el gobierno de Colom, su entonces marido (2008-2012).

Dado que la ley guatemalteca prohíbe a las esposas de mandatarios en el cargo buscar la presidencia, Torres y Colom se divorciaron para que participara como candidata en las elecciones de 2011, que ganó el general retirado Otto Pérez Molina, reo por otro caso de corrupción.

Sin tener cargo en el gobierno de Colom, Torres encabezó programas sociales y proyectos económicos de la administración como el Transurbano, un millonario sistema de transporte público de pasajeros de la capital y municipios aledaños.

Torres, quien volvió a postularse en las elecciones de 2015, presumía de haber impulsado en el gobierno de Colom los esfuerzos más serios para modernizar el transporte público de pasajeros de la mayor zona metropolitana de Centroamérica.

La víspera, cuando Aldana y el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), dependiente de Naciones Unidas, el colombiano Iván Velásquez, anunciaron el caso de corrupción y la detención de Colom y algunos excolaboradores, se les consultó sobre la posible implicación de Torres.

Luego de que el juez ordenó la víspera la prisión provisional contra Colom y 10 exfuncionarios de su gabinete, el exgobernante pasó su primera noche detenido en la cárcel Mariscal Zabala, donde se encuentra recluido desde 2015 el también exmandatario Pérez Molina.