Un inmigrante mexicano fue sentenciado a 50 años de prisión por matar a su esposa en su lugar de trabajo en la comunidad de Denton en el norte de Texas y luego huir a México con su hijo de cuatro años.

Ricardo Alfonso Lara Martínez, de 27 años, fue sentenciado en una corte del Condado de Denton, un día después de haber sido declarado culpable del homicidio de María Isabel Romero Medina registrado en diciembre de 2014.

Lara Martínez fue detenido en México en febrero de 2016 y extraditado luego a Estados Unidos. Tras su extradición Lara Martínez admitió a la policía el haber matado a Medina.

La mujer fue golpeada hasta provocarle la muerte dentro de una oficina de la compañía en que trabajaba en Denton. Lara Martínez huyo llevándose a su hijo, antes de que las autoridades pudieran cuestionarlo por la muerte de su esposa.

Durante la investigación correspondiente, las autoridades recabaron información y pruebas que apuntaban a que Lara Martínez, había causado la muerte de María y escapó con su hijo Alek a México.

La policía de Denton obtuvo una orden de detención contra Lara Martínez por asesinato. Luego un gran jurado del Condado de Denton emitió una acusación formal en su contra.

Las autoridades mexicanas lo arrestaron en febrero de 2016 cerca de Ciudad de México y extraditado. Su hijo fue devuelto a familiares en Denton después del arresto.