El Papa Francisco pidió hoy a Brasil dejar de lado el resentimiento, la ira, la violencia y el afán de venganza, aunque reconoció que a veces resulta difícil perdonar.

En un mensaje enviado con motivo de la anual Campaña de Fraternidad, organizada por la Iglesia católica en ese país sudamericano, afirmó que abandonar esas actitudes es necesario para promover una cultura de paz, reconciliación y justicia.

Estableció que el perdón y la paz son producto de un “trabajo artesanal”, que “se teje cada día con paciencia y misericordia, en el seno de la familia, en la dinámica de las comunidades, en las relaciones de trabajo y en la relación con la naturaleza”.

Aseguró que se trata de impulsar “pequeños gestos de respeto, de escucha, de diálogo, de silencio, de afecto, de acogida y de integración, que crean espacios en los que se respira la fraternidad”.

“Hay que perdonar y dejar de lado el resentimiento, la ira, la violencia y la venganza, para que el amor de Dios se haga visible entre nosotros, en nuestras familias, en las comunidades y en la sociedad”.

Sólo así -señaló- es posible convertirse en “protagonistas de la superación de la violencia” y en “mensajeros y constructores de paz”.