Los parques ubicados cerca de las escuelas se mantienen como sitios donde las parejas de enamorados disfrutan la sombra de los árboles sentados sobre el pasto o en bancas. No obstante, los centros comerciales también son lugar para citas o entretenimiento.

En época de calor intenso en Villahermosa, que va de marzo a septiembre, las plazas provistas con aire acondicionado son las preferidas por los jóvenes o parejas de distintas edades para acudir al cine, a una cafetería o alguna heladería.

Al menos ocho plazas comerciales con esas características hay en la ciudad, en tanto los parques con sitios para resguardarse del sol son La Pólvora, Tomás Garrido Canabal (ambos con lagunas), La Choca, Atasta, Tamulté, Los Pajaritos, La Paz, Benito Juárez, entre otros.

De igual manera, otro punto de encuentro es el área comercial Zona Luz, enclavada en el Centro Histórico y cercana al Malecón por donde transita el río Grijalva, con sus calles peatonales adoquinadas.

La Plaza de Armas, rodeada por las sedes de los tres poderes, ha perdido su condición de punto de reunión para parejas por sus cambios en la arquitectura y convertida hoy en una plancha de concreto con escasa arboleda.

Hasta los años 70, refieren vecinos de la zona, era el lugar preferido tanto por las familias como por las parejas de todas las edades para dar un paseo y comprar un helado para refrescarse.

De acuerdo a Miguel Ángel López, vecino del centro de la ciudad, lugar donde nació hace más de 60 años, el lugar para reunirse con el enamorado o enamorada, era verse en Plaza de Armas, en los cines Sheba (se mantiene el edifico pero no opera hace lustros) o el Tropical (derribado para edificar la sede del Poder Judicial).

El Parque Tabasco, fundado en 1930 por el entonces gobernador Tomás Garrido Canabal, para ser sede de la Feria anual y enclavado a orillas de la Laguna de las Ilusiones, también era sitio de encuentro tanto familiar como para el enamoramiento, refirió.

A orillas de la laguna La Pólvora, a unos 300 metros del río Grijalva, se dio forma a un parque con espacios para juegos infantiles, andadores para deportistas y decenas de quioscos para la convivencia.

El parque se ubica frente a una preparatoria y los estudiantes suelen acudir a los quioscos como centro de reunión tanto en grupo como en parejas.

Al respecto, el sociólogo, Julio César Priego, señaló a Notimex que los jóvenes son ahora más abiertos y la tecnología ha cambiado la manera de comunicarse y disfrutar lo que anteriormente se consideraba romántico.

Antes, comentó el egresado de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), las parejas disfrutaban más el contacto con la naturaleza, como observar puestas de sol, una luna llena y a partir de ahí proferir palabras de amor a la pareja.

Hoy se comparten imágenes vía teléfonos celulares y utilizan más la comunicación con mensajes de texto en vez de entablar una conversación cara a cara, expuso.

Sin embargo, consideró positivo que los jóvenes aún visiten los lugares abiertos, aunque cada vez menos, pues conviven con la naturaleza y dejan un poco de lado el confort de los centros comerciales para interrelacionarse con otras personas.

“Pero el amor, los sentimientos, lo que nos nace cuando vemos a una persona que nos impacta de alguna manera, es invariable; puede que la forma de expresarlo cambie, pero el amar y ser correspondido es lo maravilloso en una relación amorosa”, puntualizó.

Además, refirió que los paisajes que tiene Villahermosa con macuilis, framboyanes y guayacanes que florecen en primavera, además de sus lagunas, ríos y parques, son sitios que sirven como marco inigualable para enamorarse.