La presencia de chefs en la pantalla chica ha crecido de manera exponencial y profesionales de la industria gastronómica de México, como Paulina Santos y Joel Ortigoza, así como la actriz y conductora Ana Claudia Talancón, aseguran que han servido para mostrar que su labor va más allá del glamour y los reflectores.

En entrevista con Notimex, Rosario Hernández, chef del restaurante Stern by Club Alemán, sostuvo que este boom de programas es muy importante porque “de alguna manera reconoce nuestro trabajo y permite que quienes deseen elegir esta profesión, sepan lo que hay detrás y no solo el glamour”.

Y es que consideró importante destacar que su trabajo no es nada fácil, pues trabajan los 365 días del año, “y cuando la gente descansa, tenemos más trabajo. Además, debemos tener un espíritu de servicio y buena actitud”.

“No sólo es cocinar, sino tener cultura. Es algo complejo y que necesitas estar en constante profesionalización, porque la gastronomía no es local sino internacional y entre más conocimientos, más poder de creatividad tienes”, expuso.

Tanto Hernández como Joel Ortigoza, Jan Kohler y Luz Elena Avilés, de Stern by Club Alemán, para ser chef es importante entender que la cocina es un arte, una forma de expresión que busca evocar emociones y experiencias.

“La gastronomía es transmitir amor, enseñanzas. Es una expresión de arte, el alma de una cultura”, coincidieron.

Por su parte, Ana Claudia Talancón, quien comenzará la grabación de la tercera temporada del programa de televisión Top Chef, expuso que estos programas son una ventana publicitaria donde la gente se puede enterar del proceso y del esfuerzo que conlleva la profesión. “Y la disciplina con la que cuentan los chefs”, apuntó.

Con más de 17 años de trayectoria, la chef Paulina Santos destacó que para quienes se dedican al arte culinario es importante encontrar espacios en los que se hable del detrás de, “porque siempre se enaltece el platillo, pero pocas veces a quién dio vida a ello”.

“Considero que los programas de televisión están dando a conocer nuestro trabajo y es por eso que la gastronomía ha crecido bastante. Mucha gente no sabía lo que hacíamos y ahora ya se da una idea de que el proceso es largo”, agregó la egresada de Ambrosía Centro Culinario.

Al igual que muchos de sus colegas, Santos eligió como un modo de vida esta profesión para seguir los pasos de su familia, ya que cinco de sus integrantes, incluyendo a su papá, se dedican a la cocina.

“Desde los seis años estaba en las cocinas corriendo en banquetes y me especialicé en repostería, esta es mi pasión, es mágica, es todo para mí, y me gusta saber que la gente está descubriendo las historias detrás de quienes por mucho tiempo estuvimos escondidos, cocinando y creando”, concluyó.