El ciclón Gita seguía su recorrido hacia el occidente del Pacífico sur luego de cruzar por los archipiélagos de Tonga y Fiji, y con la previsión de que ese recorrido lo podría llevar a Nueva Zelandia.

En Tonga los daños comienzan a conocerse. Una persona murió y otras tres quedaron con heridas de gravedad por el paso del ciclón la noche del pasado lunes.

La infraestructura también fue dañada, en particular la red de abasto eléctrico, que fue dañada en 80 por ciento, informó Tonga Power LTD, que estimó unas cinco semanas para reparar los daños.

Mientras tanto la reparación de una bomba que abastece una zona de la capital Tongatapu quedará lista este mismo miércoles y se normalizará el abasto de agua, informó el sitio informativo Tonga online.

Gita también pasó cerca de Fiji pero sin ocasionar pérdida de vidas, lo que se atribuye a la capacitación que toda la población recibió para enfrentar este tipo de situaciones.

En Fiji la región más afectada es la sureña Lau, en cuyas cercanías donde cruzó Gita, con 10 casas destruídas por completo y 26 más de forma parcial, reseño Fiji Times.

Gita pasó a unos 400 kilómetros al sur de las pricipales islas de Fiji, por lo que el impacto que causó fue menos severo que en Tonga.

El Servicio Meteorológico de Fiji indicó que este fenómeno natural seguirá en la categoría cuatro al menos por los siguientes dos días.

En ese lapso Gita cruzará una región de aguas templadas del Pacífico sur, lo que le hará mantener su potencia, precisó en declaraciones a Radio New Zealand.

El huracán mantendrá su fuerza hasta que alcance Nueva Caledonia, y de ahí podría dirigirse hacia Nueva Zelandia, pero la precisión de su trayectoria es imposible de fijar por ahora, señaló el Servicio Meteorológico de Fiji.