El Centro Cultural “El Palacio” muestra a lo largo de cuatro salas distintos aspectos de la historia de Campeche, desde el siglo XVI hasta el XIX, mediante los cuales el público podrá conocer datos interesantes de este destino e incluso tiene la posibilidad de entrar a un simulador de un barco pirata.

El primer rubro que abarca este museo es el tema del Patrimonio de la Humanidad, donde por medio de herramientas multimedia se explican, a manera de introducción, las condiciones que provocaron que en 1999 la UNESCO le otorgara este título a esta ciudad.

“La gran fortaleza que tenemos aquí en Campeche es que uno no se tiene que trasladar a otro sitio para poder admirar este patrimonio que nosotros le creamos al mundo”, declaró en entrevista con Notimex, José Gabriel López Martínez, director del Centro Cultural.

Agregó que este patrimonio convive con toda la gente diariamente, porque está en la propia ciudad, las murallas que existieron en la época de la Colonia, aún están como testigos de la evolución de esta localidad.

Además está la “Sala de las Fortificaciones”, donde la gente conocerá las historias de los sistemas de defensa que tuvo la vinculación de la villa de San Francisco Campeche, desde el siglo XVI hasta el XIX.

Por otro lado, está la “Sala de Comercio”, lugar en el que se presentan las principales riquezas regionales y su uso como la sal, la cera y las maderas, así como los productos que eran importados para el mantenimiento del asentamiento mestizo.

López señaló que se presentan los productos que los campechanos usaron en la época de la Colonia, muchos importados desde España; se exhibe una réplica de los vestidos, pero también se tienen elementos de la vida cotidiana, como adornos, sillas y otro tipo de objetos.

Asimismo, se explican cuáles eran los productos que Campeche le aportó al mundo, como las maderas duras con las que se construyeron los barcos, las fibras de henequén y el palo de tinte.

Igualmente, hay una réplica a escala de un mercado de la época de la Colonia y todos los elementos de uso común como la vestimenta de la gente, con los taburetes, sillas, cuadros religiosos y algunas armas que se usaban para la defensa.

Finalmente, la “Sala de navegación” muestra algunas de las embarcaciones construidas en los astilleros de Campeche, las partes de un navío marítimo y la vida cotidiana de un barco, así como recorridos interactivos en el interior de un barco de la época.

“Se presentan todos los elementos que se necesitan para conocer sobre los barcos, cómo se llaman, los elementos de éstos, hay una réplica a escala de un galeón para que los visitantes se den una idea de cómo eran estos barrios flotantes en los que entraba mucha gente”, dijo.

Respecto al simulador, comentó que se trata de un viaje de España a Campeche a través de elementos mecánicos, en los que los asistentes se suben y sienten como si estuvieran navegando; todos estos servicios son gratuitos, con previa cita.

El Centro Cultural “El Palacio” se ubica frente a la plaza principal, junto a la Catedral de Campeche y cuenta también con una biblioteca pública con todos los servicios de préstamo a domicilio, consulta en sala, internet gratuito y una sala de exposiciones temporales.

Este museo lleva abierto tres años, en 2014 se inauguró y cuenta con maquetas con las que la gente puede descubrir cuál fue el proceso de evolución de la construcción de las murallas que tuvo esta ciudad.

“La importancia es que aquí nosotros le presentamos a través de recursos multimedia una visión histórica con mucha más certeza de lo que pudiéramos nosotros platicar a veces, porque tiene una investigación detrás de esto.

Vale la pena mencionar que los fines de semana el palacio se convierte en una pantalla donde se proyecta un “videomapping”, que relata toda la historia de Campeche, desde el origen, la vida según los mayas, hasta el año 2010.

Esto se muestra de manera lúdica, “es un atractivo para que la gente nos visite, somos la única ciudad en el país, que conservó la zona amurallada, aparte de los fuertes y castillos”.

En torno a esto último platicó que esta ciudad forma parte de un grupo de localidades que en la época de la Colonia se tuvieron que amurallar, para evitar que fueran atacadas por los piratas.

“Afortunadamente todavía conservamos originales algunos segmentos de esas murallas que tienen más de 300 años de existencia y que otras ciudades como Veracruz no lograron conservar a lo largo del tiempo, como San Juan, Puerto Rico, o Cartagena, Colombia, por citar algunas.

Añadió que la llegada de los españoles hace más de 500 años representó una mezcla de culturas, en la que inicialmente trajeron la religión, ya que el primer día que estuvieron aquí, oficiaron una misa.

“Cuando se empezaron a asentar, construyeron los primeros templos y por ser un puerto tan importante para la entrada hacia la península de Yucatán, se comenzó a dar una fusión de culturas, en la que había españoles, ingleses, portugueses, holandeses y por eso el término campechano abarca en su definición como una mezcla”.

Con este tipo de mercancías, se pudo tener todo tipo de joyas, cerámica, muebles, instrumentos musicales, armas y también empezaron a llegar animales que no había, como caballos, cabras, cerdos, aves de corral; se fue mezclando todo y crear esa gran cultura campechana con la que ahora se vive.

“La gente que viene la puede admirar, tocar, ver, caminar por ellas, a los baluartes, a los fuertes y también visitar centros culturales como éstos que tienen una gran riqueza histórica.

“La zona de monumentos históricos de Campeche son más de mil 200 casas de la época de la Colonia que algunas se pueden visitar, otras no, pero estar en esta ciudad, caminarla, recorrerla, es una gran oportunidad que no pueden dejar pasar”, concluyó.