Los gobiernos locales deben realizar un mayor esfuerzo para regular el parque vehicular clandestino que no está controlado y son fuente de altos niveles de contaminantes, advirtió el Centro de Innovación y Gestión Ambiental (CIGA).

El director del centro, José Carmelo Zavala Alvarez, indicó que estos niveles de contaminación afectan mayormente a las ciudades de Tijuana y Mexicali, y que los vehículos de estancia irregular también han sido utilizados para cometer actos ilícitos.

Refirió que el porcentaje de vehículos que circulan con placas de la entidad estadunidense de California de manera ilegal va de 30 a 40 por ciento, estimó el director del Centro de Innovación y Gestión Ambiental.

Mencionó que el referido porcentaje es el de vehículos a los que se les pega de manera ilegal calcomanías que indican que han sido registrados en el vecino estado, a los que se suman las placas de asociaciones defensoras de vehículos de estancia irregular.

Abundó que para atender el problema de contaminación ambiental, agravado por vehículos en malas condiciones, es necesario que los gobiernos colaboren para la correcta aplicación del programa de verificación vehicular.

Señaló que “el programa de verificación vehicular no va solo, sino acompañado de talleres mecánicos certificados, donde se instalen catalizadores nuevos”.

Zavala Alvarez habló también de la necesidad de atender el funcionamiento de las estaciones de calidad del aire para medir la contaminación ambiental.

Declaró que la red de estaciones en el estado son caducas en cuanto a su equipamiento y ubicación, pues fueron instaladas a principios de los años 90.