El sector agroalimentario de México avanza firme en su estrategia de diversificación de mercados hacia países como China, Rusia y con población musulmana, afirmó el secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa.

Después de anunciar que el país alcanzó cifras récord en las exportaciones del sector en 2017, al registrar ingresos de más de 32 mil millones de dólares y un superávit de cinco mil millones de dólares, el funcionario señaló que varias naciones ven en México un aliado potencial en alimentos, tanto para vender como para comprar.

Lo anterior es una oportunidad para reducir la dependencia que se tiene con Estados Unidos, el principal socio comercial a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), apuntó en conferencia de prensa.

“Yo no quisiera que nuestro país, en 10 o 20 años, se encontrara en las mismas circunstancias que está ahora, con una gran dependencia a un mercado muy poderoso”, argumentó Calzada Rovirosa, al reiterar su rechazo a la propuesta de temporalidad propuesta por el gobierno estadounidense en el acuerdo comercial.

De ahí que la importancia de la diversificación es parte de la “ecuación estratégica” en el crecimiento y desarrollo del sector agroalimentario en los años por venir, subrayó el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Solo en 2017 creció 70 por ciento las ventas hacia la Península Arábiga, con un valor de 56 millones de dólares, a través del sello Halal para decenas de empresas mexicanas, y la cifra podría superarse este año por las mejores relaciones comerciales, remarcó.

Ejemplificó que a aquella región del mundo se envía carne de res, dátil, berries, aguacate, ajo, tomate, zanahoria, brócoli, maíz, hortalizas, calabaza, sandías, limón, nopal fresco, líquido y en polvo, conservas de chile jalapeño y chipotle, chile habanero, miel, garbanzo, atún, especias, salsas y más.

Sobre el intercambio comercial con Rusia, el secretario de Agricultura acotó que ese país tiene un amplio interés para adquirir hasta 300 toneladas de carne de res y, por ello, México trabaja para tener listo un protocolo sanitario.

En tanto que el comercio con China creció más de 12 por ciento, con un valor de 400 millones de dólares, al venderle carne de cerdo, arándano, nuez pecanera y otros productos del campo mexicano.