La nueva sede de la embajada de Estados Unidos en el país abre un capítulo en la relación bilateral, que es por demás intensa y profunda, aseguró el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Carlos Sada Solana.

Durante la colocación de la primera piedra de lo que será la nueva sede de la misión diplomática estadunidense en México, el funcionario detalló que esta será la embajada más grande del país vecino del norte en el mundo, situación que llena de satisfacción.

“Cuando hablamos de la relación con Estados Unidos no podemos dejar de lado el tema cultural, el tema migratorio, el tema social, el tema económico, todo tipo de ingrediente se da en esta relación y es importante tener una embajada de acuerdo a las necesidades de esta relación bilateral”, subrayó.

“Esta nueva sede da inicio a otro nuevo capítulo de nuestra relación diplomática, estoy seguro que será para beneficio de todos para brindar una mejor atención a sus ciudadanos y a las solicitudes de servicios que tienen necesidades de viajar a Estados Unidos, ya sea como turistas o de negocios”, puntualizó.

De igual manera, Sada Solana agradeció a la embajadora Roberta Jacobson por su fuerte compromiso y el de todo su equipo, para mantener el curso de una relación altamente dinámica que con frecuencia presenta retos, pero también múltiples coincidencias y oportunidades.

“Esta situación nos motiva y obliga a trabajar día a día de manera coordinada para avanzar en los temas de la agenda bilateral, siempre pensando en el beneficio de nuestras sociedades”, agregó.

A ello, sumó que ambos países enfrentan desafíos importantes “que nos obligan a poner lo mejor de ambos para continuar dando vigencia y solvencia a una relación que se expande con los años”.

Ante ello, dijo, la voluntad política se hace imprescindible para encontrar nuevas avenidas y canales de cooperación y colaboración donde la vecindad, los lazos sociales, y los intereses mutuos, son cada día más relevantes.

Destacó que la nueva sede se encuentra en la zona de mayor dinamismo de la Ciudad de México, “es una señal, estoy seguro qué se trata de un reflejo de nuestras sociedades encaminadas hacia una moderna y vanguardista”.

Por su parte, al asistir a la colocación de la primera piedra, el jefe del Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, señaló que con ello se está dejando constancia de que se puede construir, es una señal de confianza en México y “nosotros por eso queremos encontrar reciprocidad en estas tareas”.

Mancera Espinosa indicó que la sede se caracterizará por su diseño sustentable, amigable al entorno, y sostuvo que “se ha trabajado con todas las áreas tanto federales como locales para tener absolutamente toda la normatividad”.

Sostuvo que la obra atraerá inversiones en el transcurso de su construcción, y refrendó el acompañamiento de las autoridades locales a fin de que “se vaya cumpliendo con todos los pasos necesarios para que sea una buena noticia”.