Las 37 parejas de águila real, que recorren hasta 100 kilómetros del desierto chihuahuense en busca de presas, están consideradas como importantes controladores de población de pequeños mamíferos y contribuyen a mantener un equilibrio en los ecosistemas.

La secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología, Cecilia Olague Caballero, señaló que el águila real es estratégica, ya que actúa como especie indicadora del buen estado y conservación de los pastizales.

Explicó que dicha ave se reproduce en zonas montañosas y anida en árboles o acantilados entre los tres y los 30 metros de altura, además de que tienen presencia en la Reserva de la Biosfera de Janos en Chihuahua y la Sierra Tarahumara.

Recordó que el día nacional del águila real se estableció el 13 de febrero, dentro del marco para el plan de acción de conservación del águila real, que es la especie bandera o sombrilla, para la recuperación de hábitat críticos.

Además, agregó, albergan otras especies de fauna fundamental, desde el punto de vista ecológico y económico, como las aves de pastizal, las cuales son importantes dispersoras de semillas, lo que impulsa la actividad ganadera en el estado.