En México sólo el 26.5 por ciento de las casas cuentan con un seguro de vivienda/hogar; 6.5 por ciento corresponde a seguros voluntarios y 20 por ciento está ligado a un crédito hipotecario, destacó Citibanamex.

Señaló que un seguro de hogar es una inversión y no un gasto, porque ayuda a la pronta recuperación económica en caso de siniestro, evita un desequilibrio financiero y es un mecanismo de previsión para mantener un nivel de bienestar de largo plazo, y aunque pareciera que es caro es más caro perder el patrimonio.

La institución financiera precisó en un comunicado que el seguro de hogar es la forma de proteger el patrimonio más valioso que tienen la mayoría de las parejas, ante eventualidades que pudieran ocurrir, por lo que después de la boda y la luna de miel la siguente preocupación es contratar un seguro.

La directora de Experiencia del Cliente y Producto de Citibanamex Seguros, Susana Jiménez, dijo que “el seguro es el mejor mecanismo financiero para protegerse de los efectos de robos o catástrofes naturales, pues ayuda a que las familias restablecer las actividades cotidianas en el menor tiempo posible”.

Explicó que el Seguro de Hogar protege contra daños por robos, fenómenos hidrometeorológicos, incendios, rotura de cristales, explosiones, rotura de tuberías, sismos (cobertura opcional con costo adicional), descargas eléctricas y daños ocasionados a vecinos o terceros.

Asimismo, recomendó que al adquirir un seguro hay que verificar la información de la póliza y confirmar que se valúe adecuadamente la propiedad, pues las aseguradoras pagarán una propiedad siniestrada de acuerdo con el valor de la misma que logren comprobar tras el siniestro.

También es importante asegurarse de que se cubran los riesgos necesarios: ya que si se vive en una zona sísmica baja, no tiene caso contratar la cobertura por temblores o terremotos.

También es importante documentar las pertenencias, lo cual ayudará a realizar la reclamación ante la aseguradora, incluso pueden incluir fotografías o un video.

Afrmás de declarar la verdad sobre el inmueble, e informar sobre la situación real de la vivienda, los materiales con que se construyó, los niveles, el uso que se le da, entre otros.