Un Tribunal de Seúl sentenció hoy a 20 años de prisión a Choi Soon-sil, la confidente de la expresidenta surcoreana, Park Geun-hye, por corrupción, abuso de poder y tráfico de influencias, además le ordenó pagar una multa de 18 mil millones de wones (unos 16.6 millones de dólares).

Choi fue detenida en noviembre de 2016 por 18 cargos de corrupción por explotar sus lazos con Park para extorsionar a 50 grandes corporaciones surcoreanas, a las que sacaron 77 mil 400 millones de wones (más de 71 millones de dólares) que fueron a aparar a dos fundaciones controladas por ella.

La condenada de 62 años, fue una amiga íntima de Park durante décadas, al punto que los medios de comunicación surcoreanos la apodaron la “Rasputina” debido a la enorme influencia que ejercía en el gobierno de la ex mandataria.

Presuntamente, Choi se entrometió en varios asuntos de Estado y obtuvo acceso a archivos confidenciales del gobierno a pesar de que no ocupó ningún cargo oficial en la administración de Park.

El tribunal del Distrito Central de Seúl determinó este martes que Choi conspiró con Park para extorsionar dinero a los conglomerados, incluidos Samsung, Lotte y SK, utilizando conexiones presidenciales y abusando del poder, según la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Parece ser que los conglomerados poco se beneficiaron de las fundaciones de Choi, dijo el tribunal, añadiendo que a juzgar por eso debe dictaminar que sus contribuciones fueron el resultado de la coerción de la expresidenta a petición de Choi.

El tribunal encontró a Choi culpable de aceptar siete mil 300 millones de wones (6.7 millones de dólares) de Samsung para el patrocionio del entrenamiento ecuestre de su hija, en línea con un fallo del tribunal inferior en agosto pasado sobre el jefe de facto de Samsung, Lee Jae-yong.

Pero los cargos de Lee fueron mitigados en el juicio de apelaciones la semana pasada, siendo puesto en libertad por un periodo de prisión suspendida tras un año detenido.

Choi también fue condenada por presionar al presidente de SK, Chey Tae-won, para pagar ocho mil 900 millones de wones (8.2 millones de dólares) a una de sus fundaciones, aunque Chey rechazó su demanda.

El tribunal dejó claro en el fallo que Park jugó un papel fundamental en la conspiración y en el proceso de establecer las fundaciones de Choi.

Choi es hija de Choi Tae-min, un seudopastor que se cree que participó en actividades de culto y se convirtió en el mentor de Park después de que su madre fue asesinada por un simpatizante de Corea del Norte en 1974.

El escándalo masivo que involucró a Choi y Park desencadenó semanas de protestas en las calles pidiendo la dimisión de Park, quien finalmente fue destituida hace casi un año por el Tribunal Constitucional y ahora está en prisión preventiva a la espera de ser juzgada por este caso.