El Very Large Telescope (VLT), del Observatorio Europeo Austral (ESO) y ubicado en el norte chileno, funcionó por primera vez con la luz combinada de sus cuatro telescopios de 8.2 metros mediante el instrumento “Espresso”.

Un comunicado del ESO precisó este martes que, gracias a esta tecnología, el VLT funciona como un telescopio de 16 metros, lo que lo convierte en el telescopio óptico más grande del mundo en términos de área colectora de luz.

Indicó que el diseño original del VLT, ubicado en el Observatorio Paranal, distante 900 kilómetros al norte de Santiago, tenía previsto que operara sus cuatro telescopios en forma conjunta, lo que se consiguió gracias al espectrógrafo “Espresso”.

El científico Gaspare Lo Curto indicó que “ESO ha hecho realidad un sueño que se remonta a la época en la que el VLT fue concebido, en la década de 1980, combinar la luz de las cuatro unidades de telescopio en Cerro Paranal para enviar la luz a un único instrumento”.

Entre los objetivos científicos de “Espresso” se encuentra el descubrimiento y la caracterización de planetas similares a la Tierra y la búsqueda de la posible variabilidad de las constantes fundamentales de la física.

Los experimentos de este último campo requieren de la observación de cuásares distantes y débiles.

Detalló que un sistema de espejos, prismas y lentes transmite la luz de cada unidad de telescopio del VLT al espectrógrafo, gracias a lo cual éste puede recoger la luz de los cuatro telescopios juntos, aumentando su capacidad colectora de luz.

El científico del proyecto, Paolo Molaro, señaló por su parte que “este impresionante hito es la culminación del trabajo de muchos años por parte de un gran equipo de ingenieros y científicos. Es maravilloso ver cómo ‘Espresso’ trabaja con las cuatro unidades de telescopio”.

“Enviar la luz combinada a un único instrumento dará acceso a los astrónomos a una información nunca antes disponible. Esta nueva instalación marca un antes y un después en la astronomía hecha con espectrógrafos de alta resolución”, agregó.

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y cuenta con el respaldo de Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Chile, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza.