Durante 2017, las Afores obtuvieron un rendimiento promedio de 9.84 por ciento, apoyado principalmente por las inversiones en renta variable internacional, informó la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Esta información se dio a conocer con el lanzamiento del nuevo indicador de “Atribución al rendimiento”, el cual ofrece mayor información al público sobre el desempeño de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

“Se trata de un análisis detallado de los rendimientos generados por las Afores en 2017, donde se busca ofrecer mayor información y transparencia a los más de 60 millones de ahorradores del sistema de pensiones”, precisó.

En un comunicado, el organismo regulador expresó que los rendimientos que generan las Afores provienen de la inversión que éstas realizan en distintos instrumentos financieros como bonos, acciones u otros.

Cada una de las Administradoras tiene distintas estrategias de inversión y, como consecuencia, invierten distintas proporciones de sus recursos en las diversas clases de activo.

Agregó que si bien los rendimientos de las Administradoras deben evaluarse con un horizonte de mediano y largo plazo, para efectos ilustrativos, el presente análisis se centra en el 2017.

“El año pasado fue uno de los mejores años de la última década en el Sistema de Ahorro para el Retiro ya que se alcanzaron rendimientos en promedio de 9.84 por ciento. Esto se tradujo en plusvalías por 246 mil 588 millones de pesos”, refirió.

Además, abundó, durante 2017 se obtuvieron plusvalías en cada mes del año, lo cual no había sucedido desde al menos una década.

La Atribución al Rendimiento es una medida para evaluar y comparar las estrategias de inversión y los rendimientos obtenidos por las Afores, descomponiéndolo por clase de activo y observando cuánto contribuye cada clase al rendimiento total.

De ahí se desglosa que para el rendimiento de 9.84 por ciento obtenido por las Afores en promedio durante el 2017, la renta variable internacional es el activo que más contribuyó al rendimiento en el SAR, pues esta clase de activo contribuyó con 2.89 puntos porcentuales.

Ello ocurrió a pesar de que el activo –al cual le fue muy bien en el periodo- representa solamente el 16.86 por ciento del portafolio de las Afores. Después siguió el Udibono con 2.01 puntos del rendimiento total.

La atribución al rendimiento le permite conocer tanto al administrador de los recursos como al inversionista (el trabajador) de dónde provienen los rendimientos de su de inversión y cuáles son las clases de activos que son más rentables, detalló.

Con esta medida es posible comparar la gestión por clase de activo entre las distintas administradoras.