El presidente de Guatemala, Jimmy Morales calificó hoy como "muy productiva" su reunión de la semana pasada con su colega estadunidense, Donald Trump, en Washington, sin detallar los beneficios del encuentro.

El mandatario rechazó versiones de la prensa nacional de que la reunión con Trump haya sido demasiado breve para tratar temas como migración y crimen organizado en Guatemala y el istmo.

“Las reuniones entre mandatarios siempre han sido breves, sustanciosas. Para los demás –detalles, estudio de los temas- hay otro nivel” que abordan funcionarios responsables y no mandatarios, sostuvo.

En la visita a Washington, Morales se reunió con Trump y funcionarios de su gobierno, y fue elogiado por la comunidad judía por su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, luego que Estados Unidos hiciera lo propio.

Morales se refirió a la visita al encabezar, junto con el vicepresidente Jafeth Cabrera y el ministro de Economía, Acisclo Valladares, el acto de presentación de la Política Nacional de Competitividad 2018-2032.

La estrategia del gobierno de Morales pretende duplicar el crecimiento de la economía a 6.0 por ciento en los próximos años; atraer inversiones, y generar empleo para reducir la pobreza que afecta a más del 60 por ciento de la población de 16.5 millones de habitantes.

“Si se hacen bien las cosas, lo podemos lograr”, enfatizó el mandatario, quien enumeró una serie de proyectos de infraestructura en que trabaja su gobierno, en alianza con el sector privado y países socios como Estados Unidos y Taiwán.

El ministro de Economía reiteró la necesidad de elevar la productividad para participar con más posibilidades en los mercados internacionales, y aseguró que la economía nacional puede crecer por arriba del 3.0 por ciento actual.

Por el potencial productivo y de crecimiento del país, que representa la primera economía centroamericana, entre otros avances, se está en el camino de hacer de Guatemala un país competitivo a nivel internacional, indicó Valladares.

La Política Nacional de Competitividad busca dar respuesta a fenómenos previstos para 2032, como el crecimiento poblacional hasta unos 25 millones de personas; el llamado “bono demográfico" por la población en edad productiva, respecto a la dependiente, y una transición de lo rural hacia lo urbano.

Al acto asistieron funcionarios, legisladores, académicos, empresarios y representantes de "sectores de la sociedad civil" y de organizaciones internacionales.