Las próximas elecciones presidenciales en Venezuela, previstas en abril, no serán “libres ni justas”, lo que “afianzará aún más un régimen dictatorial”, dijo hoy la canciller canadiense, Chrystia Freeland.

Al confirmar su asistencia este martes a la reunión del Grupo de Lima, que discute la situación venezolana, Freeland dijo que trabajará con sus colegas en una “respuesta unida” al anuncio del gobierno del presidente Nicolás Maduro, que, dijo, “priva al pueblo venezolano de sus derechos democráticos”.

En un escenario donde la misión diplomática canadiense ha sido duramente criticada, la canciller señaló que “este impulso adicional hacia el autoritarismo sólo refuerza nuestra determinación de defender en nombre de todos los venezolanos”.

Freeland advirtió que los canadienses no se mantendrán al margen mientras el gobierno de Venezuela “le roba a su pueblo sus derechos democráticos y humanos fundamentales y les niega el acceso a la asistencia humanitaria básica”.

La reunión de cancilleres del denominado Grupo de Lima está prevista este martes 13 de febrero en Lima, Perú precedida del encuentro en Santiago de Chile, celebtrada el pasado 23 de enero, a fin de examinar las salidas pacíficas a la crisis política venezolana.

"Desde que nos reunimos en Chile las pláticas entre el régimen de Nicolás Maduro y los miembros de la oposición se han colapsado”, dijo Freeland.

Criticó que el gobierno de Maduro haya llamado a elecciones presidenciales para el próximo 22 de abril, pero que haya impedido la participación de la coalición de la oposición.

“El sufrimiento del pueblo venezolano continúa intensificándose a medida que la escasez de alimentos y medicinas empeora”, denunció la canciller Freeland.

En la reunión de mañana los ministros de Canadá y varias naciones latinoamericanas, entre ellas México, hablarán sobre los próximos pasos para “apoyar al pueblo venezolano mientras lucha por la democracia”, adelantó la cancillería a través de un comunicado.

Los ministros también instarán al régimen de Maduro a “restablecer el orden constitucional y garantizar el respeto de los derechos humanos”.

El Grupo Lima se estableció el 8 de agosto de 2017 para coordinar los esfuerzos de los países participantes y aplicar la presión internacional sobre Venezuela.

Las reuniones del grupo han sido regularmente atendidas por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.