El secretario general del Sindicato de Bomberos de la Ciudad de México, Ismael Figueroa, encabezó una inspección al edificio ubicado en la calle Toluca número 28 casi esquina con Tehuantepec en la colonia Roma Sur, afectado por los sismos del septiembre pasado.

En compañía con elementos de la corporación y con la ayuda de un Drone realizaron la inspección a fin de desalojar las pertenencias pesadas que ya no pudieron rescatar los vecinos luego del movimiento telúrico.

En entrevista para Notimex, aseguró que desde su punto de vista el edificio se encuentra muy afectado, por lo que tendrán que romper las ventanas para sacar objetos como refrigeradores, estufas y mesas, amarrarlas y “volarlas” con la ayuda de grúas.

Determinó que para ello se requerirá la colaboración de cerca de 80 elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, así como vehículos de servicio.

Afirmó que los trabajos requerirán un máximo de seis horas, por lo que de iniciar mañana por la mañana, las labores concluirán a más tardar por la tarde para que de manera posterior dar paso a la demolición.

Por su parte, el administrador interino del edificio, Dante Zamora, explicó que desde el sábado pasado los vecinos han ingresado al edificio para recuperar documentos y pertenencias pequeñas, labor que continuó hasta este día.

Señaló que pese al amparo que interpuso una vecina en contra de la demolición del edificio, la destrucción es inminente y dicho recurso no ha procedido por lo que espera que en los próximos días inicie la demolición del edificio de siete niveles que albergaba 21 departamentos.

Señaló que hasta ahora desconocen el futuro del predio y tampoco saben cuál será el esquema que utilizará el gobierno capitalino para iniciar la reconstrucción, aunque confía en que será la mejor opción para los vecinos, entre ellos muchos adultos mayores que temen que los créditos bancarios sean elevados y por periodos de tiempo muy largos.

En el lugar, María Luisa Hernández, espera en compañía de sus padres la oportunidad para ingresar al edificio y rescatar algunas de sus pertenencias, señaló que desde el 19 de septiembre han sido víctimas de robo.

“Es una impresión muy grande entrar a tu casa y ver todo desordenado y sobre todo no encontrar tus cosas”, además la joven señaló que han entrado al departamento que habitaba junto con su familia, sin embargo, el rescate ha sido muy rápido y no ha tenido tiempo de seleccionar lo realmente importante y necesario.

Su madre, agradece la segunda oportunidad de vivir después del sismo que vivió al interior del edificio que hoy se encuentra en ruinas, sin embargo, explica que por el momento su situación es muy difícil toda vez que por ahora habita un par de cuartos prestados y desconoce el futuro de ella y su familia.

Afirma que jamás imaginaron vivir una situación que veía tan lejana en las noticias de la televisión, además hasta ahora no existe un dictamen certero respecto a la situación del edificio; lel que realizó el gobierno capitalino determinó la destrucción inminente, pero otro realizado por los vecinos considera que podía ser reparado.

Por otro lado, María del Carmen Sánchez dueña de un establecimiento mercantil frente al edificio urgió la necesidad de la demolición por las pérdidas en las ventas de los negocios cercanos y por el riesgo que implica una repentina caída de materiales.