Diseñar políticas y dinámicas culturales que permitan replantear y mejorar el quehacer cultural teatral en el país es el objetivo del Tercer Congreso Nacional de Teatro a celebrarse del 21 al 23 de mayo en el Centro Cultural Helénico, en el sur de esta ciudad.

Articulado democráticamente por la propia comunidad teatral a partir de un comité integrado por Bryant Caballero, Micaela Campo, Eloy Hernández, Aristeo Mora y Ana Francis Mor, el encuentro reunirá a delegados de las 32 entidades federativas y representantes de las diferentes disciplinas teatrales.

En rueda de prensa, Alberto Lomnitz, coordinador nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), comentó que el Congreso se deriva de la Muestra Nacional de Teatro.

Recordó que las dos anteriores ediciones de dicho congreso se recomendó que éste se separara de la Muestra Nacional de Teatro, para convertirlo en un espacio que cobrara mayor importancia y buscara efectividad y representatividad dentro de la comunidad teatral.

Dijo que, a partir de esa recomendación, se presenta dicho Congreso organizado en su concepción por el comité antes mencionado, dentro del cual se llevaron a cabo las Jornadas Preparatorias Estatales donde se habló sobre el siguiente congreso, a fin de que encontrar los mecanismos de representación a nivel nacional.

Para Micaela Campo, integrante del comité antes mencionado, el Congreso es un evento en el que se "hablará del y por el teatro, pero con una perspectiva de derechos humanos y construcción de paz".

Ana Francis Mor, consideró por su parte que lo interesante de este congreso, no radica en operar el mismo congreso, sino la naturaleza del mismo evento; asimismo, comentó que durante el encuentro se analizará, a través del teatro, "el cómo colaboramos para esta construcción de guerra en la que vivimos, no sólo a nivel nacional, sino al interior de nuestra propia comunidad".

“Es importante aclarar que se trata de un congreso de teatro, donde hablaremos del teatro y no de otra cosa, pero quisimos para esta tercera edición, mater una tarea más: una perspectiva de construcción de paz, de derechos humanos, para que entonces nos pongamos a pensar en la política teatral, desde esta perspectiva.

“Es decir, como nos resolvemos, cuestionamos y proponemos hacer otras formas de hacer política cultural, desde la perspectiva de la construcción de paz y derechos humanos”, dijo.

En su oportunidad, Eloy Hernández, indicó que "estamos en un momento en el cual, si no hacemos una agenda conjunta con las demás asociaciones y hacedores del teatro que se están haciendo y forjando".

En las primeras dos ediciones, encuadradas en la Muestra Nacional de Teatro, se trabajaron líneas temáticas que contemplaron aspectos legales, económicos y políticos, enmarcadas en un contexto social que exhortaron a los participantes a compartir diferentes fórmulas de colaboración para incidir en la resolución de problemáticas que atañen a la comunidad teatral.

La realización del proyecto ha permitido generar un compendio de estudios y diálogos en torno a los asuntos más relevantes del teatro en México, que constituyen un acervo de reflexiones alrededor de las condiciones laborales de la disciplina teatral desde distintas perspectivas y contextos.

En su tercera edición, se pretende consolidar un espacio de encuentro para la reflexión colectiva, mediante una nueva modalidad coordinada por el comité seleccionado durante las Jornadas Preparatorias del Congreso realizadas en la pasada Muestra Nacional de Teatro.

A partir del análisis de las propuestas generadas en dichas jornadas y de comparación con otras plataformas de discusión colectiva, nace esta propuesta con una perspectiva que fomenta el diálogo y el encuentro entre los hacedores de teatro del país.

La convocatoria esta dirigida a instituciones, organizaciones, creadores, artistas, personal del quehacer técnico y administrativo, para que incluyan en su labor la construcción colectiva de políticas para las condiciones de paz y el respeto a los derechos humanos desde, a través y dentro del teatro.

El congreso dispondrá de hasta 64 plazas a la que podrán inscribirse de forma individual o colectiva mediante dos vías: por selección de comité o por representación estatal a través de las Jornadas Preparatorias Estatales.

Las inscripciones se podrán realizar en la modalidad de ponencia, como participante de los laboratorios o en la de integración de iniciativas y proyectos futuros desde algunos de los tres ejes del congreso: Leyes, Redes y Educación.

O bien, en alguna de las perspectivas: Construcción de Paz, Derechos de la infancia y la juventud, Derecho a la salud, Derechos humanos, Derechos LGBTTIQ, Derechos de las personas migrantes, Equidad y feminismo, Diversidad e inclusión y Vida laboral digna.