Principales partidos de gobierno en Alemania bajo presión de sus bases

Pese a que las negociaciones entre los partidos gobernantes en Alemania culminaron en forma positiva para reeditar la Gran Coalición de gobierno por tercera vez consecutiva, las dos mayores...

Pese a que las negociaciones entre los partidos gobernantes en Alemania culminaron en forma positiva para reeditar la Gran Coalición de gobierno por tercera vez consecutiva, las dos mayores agrupaciones políticas están bajo la presión de sus bases para renovarse.

En la Unión Demócrata Cristiana (CDU), cuya presidenta es la canciller federal Angela Merkel, se debate por primera vez en voz alta sobre las figuras que podrían sustituirla en ese puesto, así como quienes podrían entrar en el gabinete.

El líder de la Juventud Demócrata Cristiana de ese partido, Paul Ziemiak, demandó colocar a políticos jóvenes en el nuevo gobierno para posibilitar un cambio de generación en la cúpula de la CDU.

El tema del cambio generacional surgió de la Juventud del Partido Socialdemócrata, que lidera Kevin Kühnert. Su llamado ha tenido eco y ahora lo retoma la Juventud Demócrata Cristiana.

El referéndum interno sobre el programa de gobierno que acordaron esos partidos a finales de la semana pasada se efectuará el próximo 2 de marzo. La Gran Coalición reúne a los dos mayores partidos de Alemania, la CDU y el SPD, así como a la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

La canciller federal de Alemania prometió este día renovación en el partido pero ni siquiera esa declaración sirvió para acallar las voces de protesta.

Si en las filas de la CDU hay inquietud y malestar, en el Partido Socialdemócrata hay crisis. El presidente de ese partido, Martin Schulz, transfirió su cargo a la secretaria general del SPD y líder de la fracción parlamentaria socialdemócrata, Katarina Barley.

La medida ha sido bien aceptada principalmente por la cúpula, pero en otros sectores del SPD se empieza a demandar que la personalidad que ocupe la presidencia sea elegida por el partido.

El SPD se encuentra en situación álgida porque el próximo 2 de marzo se llevará a cabo el referéndum en el partido sobre el contrato de coalición y por consiguiente sobre la continuación de la Gran Coalición entre la CDU, el SPD y la CSU (Unión Socialcristiana de Baviera).

El rechazo entre las bases socialdemócratas contra el contrato de coalición y la continuación de la Gran Coalición podría desembocar el 2 de marzo en un voto negativo, lo que acarrearía una gran crisis política en el país.

Alemania se vería entonces en una situación sin precedente: sin gobierno desde hace 5 meses y ante posibles nuevas elecciones que darían los mismos resultados electorales que causaron la situación en la que en la actualidad se encuentra.

Ninguno de los partidos logró mayoría durante los comicios del 24 de septiembre pasado.