El exdirigente sindical y exdiputado Andrés Velásquez retiró hoy su nombre de las elecciones presidenciales venezolanas, fijadas para el 22 de abril próximo, alegando que la votación es un fraude electoral anunciado.

El partido Causa Radical confirmó que su candidato se retira de los comicios, en los que el presidente Nicolás Maduro buscará una reelección, a los que calificó como un “simulacro electoral”.

“Nuestro candidato Andrés Velásquez no participará en este simulacro electoral para no avalar otro fraude electoral que ya está ‘cantado (anunciado)’; Su liderazgo y nuestra actividad como partido político estarán al servicio de la nueva instancia de lucha que debe surgir en esta etapa, con una agenda clara”, externó el grupo.

Velásquez se postuló como candidato a la gobernación del estado sureño de Bolívar, en los comicios de octubre pasado. Reclamando el triunfo, impugnó los resultados que le dieron la victoria al general retirado Justo Noguera, denunciando la falsificación de las actas finales de los votos.

Causa Radical forma parte de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) que no ha decidido si participa o no en las elecciones de abril, luego del fracaso de las negociaciones entre el gobierno y la oposición en República Dominicana.

La MUD está debatiendo a puerta cerrada sobre su participación en las elecciones convocadas para el 22 de abril. En el grupo hay una tendencia a participar pero espera por un anuncio formal.

En los debates, el exgobernador regional Henri Falcón y el diputado Henry Ramos Allup, líder histórico del partido Acción Democrática (AD), son los precandidatos que se disputan la eventual nominación.

Falcón propuso escoger al candidato opositor utilizando encuestas, defendiendo su posición por encima de Ramos Allup. El exalcalde caraqueño Claudio Fermín presentó su nombre como candidato opositor, pero sin el respaldo de los grupos que están en la MUD.

Causa Radical protestó que la MUD no hubiera adoptado su propuesta de que se escogiera en unas elecciones primarias a fines de 2017 al candidato opositor que asumiera el liderazgo de la lucha por un cambio político.

“Mantenemos nuestro criterio de abrirle paso a una plataforma ciudadana más amplia e influyente, con representación activa de la sociedad civil como las iglesias, gremios y movimientos sociales".

"Nuestra lucha seguirá siendo por una salida electoral verdadera, para lo cual se requiere asumir sin complejos el reto de una protesta social continuada en concordancia con el escenario internacional que hoy apoya con contundencia la restitución de la democracia en nuestro país”, señaló.

Además, denunció que las elecciones de abril se presentarán con dirigentes opositores inhabilitados, partidos ilegalizados, como el caso de Primero Justicia del líder opositor Henrique Capriles, y millones de venezolanos excluido del padrón electoral.

“El pueblo venezolano anhela y requiere este cambio político porque hoy no solo sufre la opresión de una dictadura criminal, sino también que es la víctima más notoria y evidente de una crisis humanitaria sin precedentes”, afirmó la organización política.