El empleo en la Unión Europea creció 1.7 por ciento en el tercer trimestre de 2017 comparado con el mismo período del año anterior, informó hoy la Comisión Europea (CE).

Ello supone que cuatro millones de europeos entraron al mercado laboral en ese período, elevando a 236 millones el número de personas en activo en la mancomunidad.

Los puestos de trabajo permanentes y el empleo a tiempo completo constituyen la parte principal de esta expansión, de acuerdo con la última evaluación trimestral realizada por el Ejecutivo comunitario.

Entre el tercer trimestre de 2016 y 2017, el número de personas empleadas con contratos indefinidos aumentó en 2.8 millones, un avance tres veces superior al de los contratos temporales, de 900 mil.

El número de trabajadores a tiempo completo creció en tres millones aproximadamente, hasta alcanzar los 181 millones, mientras que se registraron 300 mil trabajadores más a tiempo parcial, hasta llegar a 42.7 millones.

La tasa de empleo entre las personas de 20 a 64 años alcanzó el 72.3 por ciento en el tercer trimestre de 2017, “el índice más alto jamás alcanzado”, luego de tres años de aumentos constantes.

No obstante, sigue habiendo grandes disparidades entre los Veintiocho, con índices de empleo de 58 por ciento en Grecia y de 82 por ciento en Suecia, señaló Bruselas.

El informe muestra asimismo que la tasa de desempleo en la UE se aproxima a los niveles anteriores a la crisis tras disminuir en unos 8.6 millones de personas desde abril de 2013, cuando registró su tope.

“Debemos aprovechar al máximo este impulso económico positivo para hacer realidad nuevos derechos, más eficaces para los ciudadanos: unas condiciones de trabajo justas, igualdad de acceso al mercado laboral y una protección social digna”, abogó la comisaria europea de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen.