El Parque México, ubicado en el corazón de la colonia Condesa, fue el escenario para que cientos de personas y sus mascotas disfrutaran del evento Pets and Vans, organizado por la compañía especializada en calzado y ropa deportiva.

Los asistentes pudieron disfrutar del parque canino, en el cual se instaló un circuito de entrenamiento, un área para fotografías y hasta un carrito de helados para perros.

La gerente de mercadotecnia de Vans, Karla Gutiérrez, explicó que se trata de un evento que se organiza en diferentes ciudades del mundo y se une a través de las imágenes de los participantes a través de las redes sociales.

“Queremos crear experiencias para nuestros consumidores, que sepan que así como ellos apapachan a sus mascotas, nosotros los apapachamos a ellos”.

Afirmó que la marca no descarta hacer una línea especializada para mascotas, toda vez que las fotografías de los perritos con los tenis Vans son de las que más éxito tienen en las redes sociales.

Tanto las mascotas como sus dueños disfrutaron de un día soleado, recibieron como regalo un collar y una pañoleta estampada de cuadros negros y blancos distintivos de la marca.

Kenia Zurita, da dueña de 10 perros adoptados, donó dos paquetes de croquetas en uno de los módulos instalados, donde recibieron además de alimento, juguetes y medicamento veterinario, como respuesta a la convocatoria de la marca inspirada en el surf y el skateboard.

La adiestradora Eugenia López Miranda y su perra Niki realizaron una presentación. 

La entrenadora, que cuenta con una certificación internacional y se especializa en perros con problemas de conducta, explicó que en los eventos masivos los dueños deben cuidar a sus canes para evitar que se conviertan en presa de otros perros.

Para ello, puntualizó que es importante llevar correa para controlarlos y mantener una actitud relajada, para que los perros puedan conocer a otros ejemplares.

Asimismo, recomendó a los dueños no olvidar que los perros pueden vivir y convivir en jaurías tranquilamente; sin embargo, en cualquier momento pueden tener cambios de temperamento y pasar de la felicidad a la triteza, o incluso sentir temor, por lo cual buscarán defenderse.

José Luis de, 30 años de edad, acudió al parque con su perro Blanky Cornelio luego de ver la convocatoria en redes sociales.

Dijo que siempre busca eventos para disfrutar con su perro pinscher de ocho años de edad, que llegó a la familia familia desde que era un cachorro.

“Aquí puede convivir con otros animalitos y sobre todo, puedo estar con él para que sepa que lo quiero y que me preocupo por hacer cosas para que él este feliz”, comentó.