Una obra que sí cuestiona y con temas muy fuertes, pero a la vez muy hermosa, es como la actriz Pilar Boliver describió a la obra “La divina ilusión”, la cual regresa a escena el lunes 12 de febrero, en el Teatro Helénico.

“El éxito es el amalgamiento, como se han juntado todos los elementos actorales, de dirección, de texto, de vestuario, de iluminación, de escenografía, de producción, y dieron un resultado que es exclusivo, bellísimo y la gente cuando sale de la obra quiere volverla a ver”, aseguró en entrevista para Notimex.

La actriz destacó que dentro de las encuestas en Internet, fueron consideradas como una de las mejores obras de 2017, y gracias a que las autoridades del Teatro Helénico vieron la obra en el Teatro La Capilla, los invitaron a iniciar una temporada por 10 lunes, a las 20:30, a partir del 12 de febrero.

“Es una obra que habla dentro del teatro sobre el teatro, toca muchísimos temas, pero sobre todo es muy fuerte, sobre las estructuras eclesiásticas”, explicó la actriz, quien interpreta el personaje principal de “Sarah Bernhardt”.

Respecto a su papel, señaló que fue un hecho real que “Sarah” llegó a Quebec, a principios de siglo XX, a presentar su repertorio teatral pero los clérigos y las autoridades del lugar, le prohibieron actuar, por que les parecía inmoral e indigno.

“Entonces ‘Sarah Bernhardt’ no se deja y se presenta en Quebec, y levanta muchísima ámpula porque la estructura eclesiástica es la que está dictando sus canones morales de que puede o no puede ver la gente, que es bueno o que es malo”, ahondó.

Dicho evento fue tomado por Michel Marc Bouchard para devolverlo en la obra de teatro que “La divina Ilusión”, la cual consideró que contiene todos los elementos temáticos, dramáticamente hablando, y que fue dirigida por Boris Schoemann.

“Interpretar a la actriz icónica es para mí todo un placer y ha sido un trabajo muy duro porque es un estilo de actuación que no es el que se supone que hoy usamos, entonces lograr este estilo, así como ser verosímil y verdadera en este personaje ha sido un trabajo muy fuerte”, confesó.

Pilar mencionó que son 11 actores en escena, como Miguel Conde, Constantino Morán, Mahalat Sánchez, Eugenio Rubio, Carmen Ramos, así como Dalí González, de tan solo 18 años, elenco al que describió como “padrísimo” porque son de muchas escuelas y edades muy diferentes, pero se han podido conjuntar.

“Es una obra donde el espectador está constantemente en una toma de consciencia, pero también en un gran disfrute de lo que es el teatro, porque es una obra que está ubicada a principios de siglo con vestuario impresionante y precioso, que hizo Estela Fagoaga, en un espacio totalmente conceptual”, señaló.

En cuanto al teatro actual, aunque opinó que siempre dentro del teatro cultural se han abordado temas muy fuertes, consideró que hoy en día éstos están más en la luz o en la mesa, ya que son temas de los que se hablan diario.

Pilar Boliver exhortó a la gente a acudir a la obra ya que garantizó que no se arrepentirán, prueba de ello es que pese a haber actuando en alrededor de 90 obras, “La divina ilusión”, es una de sus cinco favoritas; su lista la completan “De la calle”, “Coco Mademoiselle Gabrielle”, “Un corazón normal” y “Emma Goldman”.