Con 27 mil tiendas comunitarias y 300 tiendas móviles, Diconsa coadyuva al robustecimiento de la política de seguridad alimentaria y nutricional instrumentada por el gobierno de la República.

A través del Programa de Abasto Rural (PAR), la paraestatal atiende a aproximadamente cuatro millones de familias, equivalente a 15 millones de personas, a nivel nacional.

Del total de establecimientos, más de 14 mil puntos de venta están en territorios indígenas, donde la empresa representa la única opción de acceso a comestibles nutritivos que, otra manera, serían difíciles de conseguir debido a su ubicación geográfica.

Debido a que la mayoría de las tiendas Diconsa se ubican en regiones aisladas, su infraestructura también es utilizada para ofrecer otros servicios adicionales como buzón, teléfono público, pago de servicios, tortillería, lechería, molino de nixtamal y panadería, entre otros.

Recordó que el maíz es uno de los principales alimentos que se consumen, por lo que se apoya en cuatro almacenes graneleros localizados de forma estratégica para brindar atención de suministro y evitar el desabasto del grano en cualquier época del año, además de contener el precio por kilo.

La distribuidora en un comunicado que oferta el kilogramo a 4.50 pesos en todo el país, en apoyo a la economía y nutrición de familias vulnerables, a quienes también abastece con alimentos fortificados de la marca Diconsa como harina de maíz, pasta para sopa y chocolate en polvo, lo mismo que aceite de soya y sal.