Durante su conferencia "Sustentabilidad: retos y oportunidades mundiales", el especialista Ron Sky resaltó que la sustentabilidad implica tener agua, alimento y refugio para todos a largo plazo, y no sólo para un sector de la población o para una especie.

En el Auditorio D2 del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), el profesor del Georgian College en Barrie, Ontario, Canadá, agregó que el planeta "ha existido por millones de años y, lo más probable, es que existirá mucho tiempo después de que ya no existan los seres humanos".

Por ello, añadió, la sustentabilidad es para la humanidad, es para mantener al planeta en un estado en el que los humanos puedan prosperar.

Dijo que la sustentabilidad debe ser duradera, "no sólo para este año, para este periodo electoral, por el tiempo de vida de una compañía o para la siguiente generación, una característica de los canadienses que viven en el Ártico es tomar una decisión considerando su impacto hasta siete generaciones adelante, este es el tipo de pensamiento que debemos tener".

Comparó las características de los sistemas con los que funciona la naturaleza con los sistemas industriales y destacó la interdependencia de especies para la creación de un ambiente robusto, "por ejemplo, la polinización de las abejas sostiene 90% de las fuentes de comida para otros animales".

"Mientras que en nuestro sistema industrial el ganador toma todo, no digo que eso no exista en la naturaleza, pero debe haber un balance, necesitamos diversidad e interdependencia en nuestro sistema social".

El experto en ciencias ambientales y sistemas sustentables explicó que si bien ya hay un avance en la creación de sistemas que imitan algunas características de la naturaleza, "se requiere de una actualización de software, al referirme a los hábitos, y de hardware, como desarrollo tecnológico".

Resaltó que se deben de maximizar la eficiencia de la tecnología y el uso de las energías renovables, así como minimizar o eliminar el uso de sustancias perjudiciales y diseñar tecnología, "lo que implica una preocupación por la concepción, el uso y destino final de un producto".

Comentó que en el libro 'Dejar el hábito de usar combustible fósil (Kick the fosil fuel habit)', de Tom Rand, se describen tecnologías limpias que sirven para alejarse de los combustibles fósiles.

El conferenciante planteó la pregunta: si gastáramos un billón de dólares en esa tecnología ¿a dónde nos llevaría?

Destacó que el plan de rescate a los bancos estadounidenses en 2008 requirió 12.8 billones de dólares, "con un billón de dólares en Estados Unidos se podría reemplazar la mitad de la generación de electricidad que se hace con carbón".

"Está bien mejorar la tecnología, pero hay que pensar en la eficiencia, en usar productos que sean más eficientes con hábitos diferentes, no necesitamos iluminación eficiente si aprovechamos la iluminación natural, se debe recurrir a cuestiones tan simples como apagar la luz al salir de un salón, la tecnología ayuda pero los hábitos pueden hacer la diferencia", concluyó.