El presidente estadunidense Donald Trump expresó su respaldo a uno de sus exasistentes, obligado a renunciar por acusaciones de violencia doméstica, y atizó la polémica al cuestionar la veracidad de estas denuncias y lamentar el daño que provocan a quienes son señalados.

En un mensaje en su cuenta de Twiter este sábado, el mandatario omitió toda referencia a las víctimas, lo que continúa un patrón que ha exhibido en casos de abuso sexual atribuidos a manos de hombres poderosos.

Sin mencionar de manera directa al exsecretario de gabinete, Rob Porter, acusado de violencia doméstica, Trump dijo que “un simple alegato acaba y destruye las vidas de gente”.

“Algunos son ciertos y algunos son falsos. Algunos son viejos y algunos son nuevos. No hay recuperación para alguien acusado falsamente, se acaban vida y carrera. ¿Acaso ya no existe tal cosa como el debido proceso?”, cuestionó.

Porter renunció al cargo el miércoles, luego que varios medios de información publicaron denuncias de sus dos exesposas por abuso doméstico, las cuales eran conocidas desde el año pasado por el FBI dentro de la investigación que condujo para autorizarle acceso a información clasificada, como parte de su trabajo.

El viernes, en sus primeros comentarios, Trump defendió a Porter, pese a la difusión de una fotografía que mostró a la primera esposa de Porter con un ojo morado por los golpes que su entonces marido le propinó.

“Le deseo que la vaya bien. Él (Porter) trabajó bastante duro. Supe (de los alegatos) recientemente y me sorprendió, pero le deseo bien”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca, al ser interrogado al respecto.

Horas después de esa declaración, y menos de 72 después de la renuncia de Porter, un redactor de discursos de la Casa Blanca, identificado como David Sorensen, dejó su cargo por acusaciones similares.

El secretario de prensa adjunto, Raj Shah, dijo en un escueto comunicado que antes de que la Casa Blanca fuera contactada por la prensa en torno a las acusaciones contra Sorensen, “inmediatamente lo confrontamos, él negó las acusaciones y renunció”.

En noviembre pasado, Trump sugirió que los votantes en Alabama deberían votar a favor del candidato republicano al Senado Roy Moore, pese a las acusaciones de acoso sexual en su contra, incluso de una mujer que dijo haber sido molestada por el político conservador cuando ella tenía 14 años de edad.

El mandatario se declaró “muy feliz” en cambio por otros escándalos por conducta sexual inapropiada que afectaron a sus opositores, como el senador demócrata Al Franken y el congresista demócrata John Conyers, quienes dimitieron a sus escaños.

El mismo Trump ha sido señalado por al menos 19 mujeres por acoso y conducta sexual inapropiada, y el diario The Washington Post difundió durante la campaña electoral de 2016 grabaciones de 2005 en que el millonario se ufana de sus abusos, pero el mandatario sostiene que se trata de ataques políticos.