La Casa Blanca rechazó hoy dar a conocer el memorando del Partido Demócrata que refuta la versión republicana sobre la integridad de la investigación sobre la trama rusa, por razones de seguridad nacional.

El abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, informó al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el memorando demócrata debe ser revisado con apoyo del Departamento de Justicia porque contiene “pasajes sensitivos”.

Aunque el presidente Donald Trump justificó la divulgación del memorando republicano bajo el argumento de que era importante la transparencia en torno a la pesquisa sobre Rusia, la Casa Blanca optó por una ruta diferente en el caso del memorando demócrata.

Tras darse a conocer el memo republicano, Trump se declaró reivindicado por el documento que puso en duda la legitimidad y legalidad de la investigación especial sobre su presunta colusión con Rusia.

Al menos cuatro miembros de su campaña presidencial han sido encausados por el fiscal especial Robert Mueller, dos de los cuales se declararon culpables en momentos que el fiscal busca interrogar al propio presidente estadunidense.

El polémico memorando elaborado por legisladores republicanos y divulgado con la venia del presidente puso en duda la legitimidad y la legalidad de ciertas acciones de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento de Justicia (DOJ) sobre la trama rusa.

El documento, que se convirtió en centro de una inusual disputa pública entre Trump y la FBI, sostiene que los investigadores de esa agencia y del DOJ omitieron información clave cuando solicitaron autorización de una Corte para espiar al asesor de la campaña de Trump, Carter Page.

Según el memorando, el juez de la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Estados Unidos (FISA) no fue informado que el autor del reporte original de la trama rusa, el británico Christopher Steele, había recibido 160 mil dólares del Partido Demócrata para obtener “información derogatoria” sobre Trump

El memo republicano sostiene que la solicitud no revela que el investigador británico estaba trabajando para la empresa Fusion GPS, que a su vez estaba siendo pagada por el bufete jurídico Perkins Coie, a nombre de su cliente, el Comité Nacional Demócrata.

Pero de acuerdo con la versión de funcionarios estadunidenses citados por el diario Washington Post, el argumento central de los republicanos carece de fundamento, porque el juez si fue informado en general de que Steel había sido pagado por una entidad política.